Tras el triunfo, Evo Morales prometió que “tarde o temprano” volverá a Bolivia

El expresidente Evo Morales celebró el lunes en Buenos Aires la victoria electoral del MAS, adelantó un giro latinoamericanista en la política exterior de Bolivia y, aunque evitó responder si formará parte del futuro Gobierno de Luis Arce, prometió que “tarde o temprano” volverá a su país. “Vamos a levantar a Bolivia”, prometió Morales, quien destacó que la del domingo “fue una victoria del pueblo humilde”.

Morales destacó que el triunfo de Arce también fue producto “del apoyo de presidentes comprometidos con los pueblos más humildes”, entre los que mencionó a Alberto Fernández. También garantizó que el nuevo gobierno del MAS “continuará el proceso de liberación y de cambio” en ese país, suspendido tras el golpe de Estado de noviembre del año pasado.

“La victoria electoral contundente demuestra que en 2019 no hubo fraude pero sí golpe de Estado”, enfatizó. La victoria de Arce en los comicios marca el retorno del MAS al poder en Bolivia 11 meses después de que Morales fuera obligado a renunciar por la cúpula militar en medio de protestas en las calles por supuestas irregularidades, nunca comprobadas, en la reelección del exmandatario.

En una conferencia de prensa desde un hotel porteño, donde buscó refugio tras el golpe de Estado de hace un año, Morales prometió que “tarde o temprano” volverá a Bolivia. “Eso no está en debate”, sentenció.

“El esfuerzo no fue en vano. Con Lucho presidente y David (Choquehuanca) como vicepresidente vamos a enfrentar la crisis económica y la crisis sanitaria”, aseguró Morales desde el Hotel Quagliaro y calificó a Arce como “uno de los mejores economistas de América Latina” y ” un ministro con gran calidad humana, muy solidario, muy honesto”.

El saludo para Alberto Fernández y el giro en la política internacional

Morales agradeció especialmente “al pueblo argentino, al presidente (Alberto) Fernández y a la vicepresidente Cristina Fernández” y contó que recibió un llamado del papa Francisco para felicitarlo por el triunfo electoral de su partido.

“Gracias a los hermanos argentinos, que tocaron el timbre con su carne para asado. Muchas gracias por todo: la comida salteña, la pizza, el vino…estoy muy contento”, aseguró.

El expresidente dejó claro que la victoria electoral significará un cambio en la política exterior actual de Bolivia. Prometió “relanzar Unasur para Sudamerica”, aseguró que está listo para mantener relaciones bilaterales con Estados Unidos “pero de respeto mutuo” y destacó la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac).

“Algunos países estamos cerca para relanzar la Unasur, que tanta falta nos hace. No es como los tiempos de Lula, Chávez y Nestor, pero no estamos tampoco lejos”, agregó en referencia a los expresidentes de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva; de Venezuela, Hugo Chávez, y de Argentina, Néstor Kirchner.

Con una sonrisa constante, Morales recordó los turbulentos días de octubre del año pasado, cuando abandonó el poder denunciando un golpe de Estado y, finalmente, tuvo que salir del país.

Contó que cuando no le permitían salir de Bolivia, Estados Unidos le ofreció un avión para “llevarlo a donde quiera”. “Yo creí que podía terminar en Guantánamo, así que no acepté”, relató entre risas el expresidente.

Finalmente lo consiguió y, luego, “Estados Unidos no quería que retorne a Bolivia”. “Pero cumplimos lo que prometimos cuando nos fuimos de Bolivia: volveremos millones. Ahora le devolveremos la dignidad y la libertad a los hermanos bolivianos”, concluyó.