Tras 12 años de obra, Colombia inauguró el túnel más largo de Latinoamérica

El Túnel de La Línea, el más largo de América Latina y que atraviesa la Cordillera Central de los Andes, fue inaugurado este viernes por el presidente colombiano, Iván Duque, quien destacó que la obra, la más importante de la ingeniería nacional, es “el sueño de un país, de más de un siglo”.

La obra, que tiene una longitud de 8.650 metros, es la principal de un complejo vial que comunica a las localidades de Cajamarca, en el departamento del Tolima, con Calarcá, en el Quindío, lo que disminuirá en media en 50 minutos el tiempo de viaje entre el suroeste y el centro del país, y será crucial para agilizar el transporte de carga desde el puerto de Buenaventura, en el Pacífico.

“Esta es la obra de infraestructura más importante que se ha hecho en la historia de nuestro país, es un proyecto de país”, dijo Duque al inaugurar el complejo de túneles, que incluye en una de sus entradas un monumento con los nombres de los 6.050 trabajadores, mujeres y hombres, que participaron en la construcción.

Un siglo más tarde

La idea del túnel la planteó por primera vez en 1902 el ingeniero Luciano Battle, pero el desafío que suponía perforar la Cordillera Central lo hizo imposible durante el siglo XX hasta que en 2008, durante el gobierno de Álvaro Uribe, se inició la obra a una altitud de 2.400 metros sobre el nivel del mar.

Sin embargo, las fallas geológicas y problemas de corrupción la paralizaron en varias ocasiones hasta que finalmente fue terminada después de doce años, con una inversión superior a un billón de pesos (unos 270 millones de dólares de hoy).

El complejo Cruce de la Cordillera Central consta de una doble calzada de 30 kilómetros, con 31 viaductos, 25 túneles, entre ellos el de La Línea, y tres intercambiadores viales, y operará en el sentido Calarcá-Cajamarca.

Para el sentido contrario se seguirá usando el paso del Alto de La Línea, una sinuosa carretera de 21 kilómetros que bordea la cordillera hasta los 3.300 metros de altitud donde está un puerto de montaña obligado en las carreras de ciclismo del país.

“Este es el triunfo de todo un país, el anhelo de un país”, subrayó Duque, quien dirigiéndose a los trabajadores les dijo que la cordillera que por muchas décadas parecía impenetrable “fue vencida por el ingenio de ustedes”, y los puso como ejemplo de “la laboriosidad del pueblo colombiano”.