Transfobia institucional: policías peruanos detienen a personas trans y las obligan a negar su identidad

Luego de que el colectivo LGBT+ encendiera las alarmas por la cuarentena alternada entre hombres y mujeres, dos policías fueron separados de su cargo por haber humillado a tres mujeres trans por su identidad de género en una comisaría de Bellavista. Las impactantes imágenes del “castigo” al que fueron sometidas las detenidas durante el estado de emergencia se viralizaron en las redes sociales, al igual que las denuncias contra el cuerpo policial.

El video, que Latinoamérica Piensa decidió no publicar por respeto, impactan. Las tres mujeres fueron obligadas a hacer ejercicios físicos, mientras eran obligadas a decir la frase: “quiero ser un hombre”. El exceso de la fuerza policial, con tintes discriminatorios, ocurrió luego de que el presidente Martín Vizcarra dispusiera restricciones de circulamiento en días diferentes para hombres y mujeres.

Días atrás, Vizcarra anunció que incluirán como una nueva restricción en el estado de emergencia contra el coronavirus que los hombres puedan salir a las calles los días lunes, miércoles y viernes, y las mujeres los martes, jueves y sábado, para realizar las actividades que se permitían entre las 8 a.m. y las 6 p.m. a nivel nacional.

El mandatario había prometido que se evitarían “acciones homofóbicas”, pero los activistas trans habían expresado su preocupación por la medida en un país en el que rige un decreto que exime de responsabilidad penal a los policías durante la cuarentena, cuestionado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

Sin embargo, aclaró entonces que “la persona que tiene características de hombre es hombre y si tiene características de mujer debe ser tratada como tal”, pero los videos de personas trans increpadas y detenidas en las calles por su condición de género se replicaron en las redes sociales.

Fueron tantos las denuncias contra las fuerzas policiales, que llevó detenidas a las personas trans sin tener en cuenta las palabras del presidente, que el Ministerio del Interior tuvo que salir a ratificar que los policías tienen “la orden expresa de no cometer discriminación contra personas trans”.

Luego, la Policía anunció que los efectivos que hayan cometido discriminación contra personas transgénero, así como sus superiores inmediatos, serán sancionados por no acatar las disposiciones dadas con antelación.

Perú, en la mira de por la transfobia institucional

La violencia ejercida por las fuerzas de seguridad contra las personas trans no está directamente relacionada con la emergencia sanitaria. Viene de larga data. Tanto, que la Corte Interamericana de Derechos Humanos emitió un duro fallo contra el país en los últimos días al respecto.

La Corte IDH encontró culpable al Estado peruano de discriminación, tortura y violación sexual de la ciudadana trans Azul Rojas, quien había sido insultada, golpeada y desnudada a la fuerza por agentes de la policía en la comisaría de Casa Grande (La Libertad) en febrero de 2008. Incluso le introdujeron una vara de reglamento por el recto para torturarla. Once años después, ninguno de sus agresores ha sido sancionado aún.

Esta sentencia marca un precedente histórico de reconocimiento a los derechos de las personas trans en el país al ser el primer caso de discriminación hacia una persona LGBTI en llegar a la Corte IDH.
Su caso fue llevado a la instancia internacional por el Centro de Promoción y Defensa de los Derechos Sexuales y Reproductivos (Promsex), la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos y REDRESS, organización que trabaja para erradicar la trata de personas.