Tragedia en una terminal clandestina: 20 muertos

Al menos veinte personas murieron en una terminal de micros ubicada al norte de Lima, Perú, cuando el micro interprovincial en el que viajaban se prendió fuego repentinamente. Las autoridades viales de ese país aseguraron que se trata del peor accidente masivo registrado en la capital peruana en las últimas dos décadas. Entre las víctimas hay cuatro niños.

«El incendio generó la muerte de al menos 20 personas», confirmó Lewis Mejía, oficial del Cuerpo de Bomberos, quienes fueron los primeros en llegar a la terminal Fiori, en el distrito limeño de San Martín de Porres. La estación terminal Fiori había sido clausurada por las autoridades municipales en enero de 2018, debido a la venta clandestina de combustible para los vehículos de transporte público.

Según los primeros informes, el fuego se desató por una falla eléctrica en la parte posterior del vehículo, que tenía previsto partir hacia la ciudad de Chiclayo, al norte de Perú. Además de al menos 20 muertos, el fuego dejó decenas de heridos que fueron trasladados por los servicios de emergencia al Hospital Cayetano Heredia.

Gran parte de las víctimas murieron calcinadas en el piso superior del micro, donde quedaron atrapadas antes de poder descender por la escalera que conduce al primer nivel del ómnibus. Un grupo falleció asfixiado, al quedar bloqueados en la escalera que comunica los dos pisos.

Ocho camiones de bomberos llegaron al lugar para apagar el fuego, que se desató a las 19.34 del domingo, hora local. Testigos que circulaban por los alrededores de la terminal describieron escenas de pánico y gritos de terror. Los socorristas realizaron la remoción de escombros a los que quedó reducido el ómnibus.

El incendio es uno de los más graves registrados en la capital peruana desde el 29 de diciembre de 2001, cuando se incendió un mercado por el estallido de fuegos artificiales  y murieron 300 personas.

El alcalde de Lima, Jorge Muñoz, acudió al hospital a visitar a los heridos y anunció una investigación para sancionar a los responsables. «Hay que buscar que estas personas puedan ser retiradas y después se buscarán las sanciones penales. Estoy indignado totalmente», dijo Muñoz. Las autoridades informaron que por el estado de los cuerpos identificar a las víctimas será una tarea difícil.