Tragedia en Flamengo: por un incendio murieron diez jugadores de las inferiores

Al menos diez adolescentes murieron y otros tres resultaron heridos por un incendio desatado en el centro de entrenamiento del Flamengo, el equipo más popular de Brasil, en Río de Janeiro. Las llamas destruyeron el alojamiento donde se hospedaban los jóvenes de las divisiones menores, todos de entre 14 y 17 años de edad. La tragedia ocurre a dos años y dos meses después del accidente aéreo en donde murió casi todo el plantel del Chapecoense.

Las autoridades confirmaron además que los tres heridos fueron trasladados de urgencia a hospitales de la zona con lesiones de diversa consideración. De acuerdo con la Secretaría Municipal de Salud de Río, Jonathan Cruz, de 15 años, está en «estado gravísimo» y será transferido para otra unidad; Cauan Emanuel Gomes, de 14, y Francisco Diogo Bento, de 15, en cambio, están fuera de peligro.

El suceso se produjo alrededor de las 05.00 hora local (07.00 GMT) de este viernes en las instalaciones del denominado «Ninho do Urubu», donde se entrenan el conjunto carioca y las categorías inferiores, en la zona oeste de Río.

Los bomberos lograron apagar el fuego tras dos horas de trabajar en el lugar. Por el momento, se desconoce el motivo del desastre.

Familiares de los jóvenes se concentraron a las puertas de la ciudad deportiva flamenguista para obtener informaciones sobre el paradero de sus seres queridos. Varios de ellos formaron un círculo y rezaron.

El gobernador de Río de Janeiro, Wilson Witzel, decretó tres días de luto oficial por las víctimas de este incendio, que ocurre dos años y dos meses después del accidente aéreo ocurrido en Colombia que acabó con la vida de casi todo el plantel del Chapecoense.

La noche anterior, Río de Janeiro había sufrido un fuerte temporal con vientos de más de cien kilómetros por hora, que causó 6 muertos y dejó gran parte de la ciudad inundada y con destrozos. La zona oeste, donde se encuentra el centro de entrenamiento del Flamengo, fue una de las más afectadas por el temporal.

El Ninho do Urubu, considerado como uno de los centros de entrenamiento más modernos de Latinoamérica, cuenta con un módulo para el equipo profesional del Flamengo, dos campos y una zona para alojamientos.