Una batalla ganada a la trata

Brasil 

El país alcanzó el 81.8 % de las metas propuestas en la lucha contra la trata de personas, según un informe publicado por la Organización de Naciones Unidas. El plan implementado por el Ministerio de justicia ha posibilitado la elaboración de mecanismos efectivos de integración orientados a la atención de víctimas de tráfico de humanos para el ejercicio de la prostitución.

Marcela Belchior- Adital (Brasil) 

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) en Brasil anunció un desempeño del 81,8% en las metas para el enfrentamiento al tráfico de personas en el país. En un informe elaborado por la Secretaría Nacional de Justicia del gobierno federal en cooperación con la Oficina de las Naciones Unidas sobre Drogas y el Delito fue investigado el progreso del II Plan Nacional de Enfrentamiento al Tráfico de Personas (IIPNETP), implementado por el Ministerio de Justicia de Brasil, mediante la aplicación de cuestionarios e investigación documental.

Según el balance, el plan ha posibilitado la elaboración de diversos mecanismos de integración de los sistemas nacionales orientados a la atención de víctimas de tráfico de personas. Entre ellos, están: la inclusión del público víctima de tráfico de personas en las directrices del Sistema Único de Asistencia Social y la producción de datos por este sistema, así como la inclusión de los relatos de tráfico de personas en los sistemas de la Central de Atención “Llame 180”, además de la producción de datos por tipo de explotación (laboral, sexual, etc.). Mediante esta política pública, el tema también pasó a integrar las directrices para la atención en el área de salud.

En el documento se señala que también fue propuesta la inclusión de la temática en 60 cursos aprobados para profesionales de educación y otros actores que actúan en la red de enseñanza y en el área de derechos humanos, además de la producción de información y de listas de la red asociada de los puestos consulares con miras a la identificación de casos de tráfico de personas.

” La Organización de las Naciones Unidas (ONU) en Brasil anunció un desempeño del 81,8% en las metas para el enfrentamiento al tráfico de personas en el país. En un informe elaborado por la Secretaría Nacional de Justicia del gobierno federal en cooperación con la Oficina de las Naciones Unidas sobre Drogas y el Delito fue investigado el progreso del II Plan Nacional de Enfrentamiento al Tráfico de Personas “

Entre las acciones de enfrentamiento, se realizó también la inclusión de defensores públicos en las instancias de los Comités de Enfrentamiento al Tráfico de Personas, el agregado de la temática en cursos de formación de policías camineros, inclusión del tema en las directrices y mecanismos de monitoreo para el funcionamiento de los Gabinetes de Gestión Integrada de Seguridad Pública (GGI).

Además, fueron previstos talleres de llamadas y agregados de la Policía Federal en países extranjeros, en caso que haya necesidad de la articulación con la Red de Núcleos y Puestos de Enfrentamiento del Tráfico de Personas, y la elaboración de proyectos de la Delegación de Derechos Humanos para la actuación de la Policía Federa en delitos relacionados con la temática.

Atentar a la dignidad humana

Procurada por Adital para evaluar las acciones, la abogada Hermana Rosita Milesi, directora del Instituto de Migraciones y Derechos Humanos y miembro del Sector Movilidad Humana de la Conferencia Nacional de Obispos de Brasil (CNBB), evalúa que el aspecto de incluir la temática del tráfico humano en cursos para profesionales de la educación merece destaque, sobre todo por el alcance que el tema pasa a tener a través de la capilaridad que puede alcanzar.

Retomando las reflexiones de la Campaña de la Fraternidad de 2014, que tuvo como tema el Tráfico Humano, ella hace la salvedad de que es necesario profundizar puntos importantes, como la cuestión central de la dignidad del ser humano. Para la Hermana Rosita, es necesario también llevar a la sociedad el debate sobre las diversas formas de esclavitud que el tráfico de personas genera y las modalidades de explotación que esta práctica delictiva produce.

“Buscando identificar todas las formas que ocurren y promoviendo la concientización de la sociedad de que esa forma abominable de destrucción de la dignidad humana, que ocurre frecuentemente para explotación sexual y para el trabajo esclavo, también ocurre en otras modalidades como el casamiento servil, el tráfico para la extracción y comercio de órganos, para la adopción irregular o ilícita, parte incluso hacia la mendicidad, entre otras”, destaca la abogada.

” ‘La pobreza, la falta de oportunidades, la exclusión social o inclusive el deseo de realizar un sueño, de tener un futuro brillante, por un lado, y la ganancia, la falta de ética y el poder, por otro –el lado de los traficantes– están en la base, son elementos que crean un contexto propicio para el tráfico de personas’ “

La Hermana Rosita resalta también que un gran desafío que persiste es el de superar la invisibilidad de esta problemática y de un “submundo” en que son mantenidas muchas víctimas. “Son pocas las denuncias, son pocas las percepciones de la sociedad y, cuando ocurren esas situaciones, muchas veces, no se tiene la fuerza o los mecanismos para superarlas y para enfrentar las causas que están en el origen del tráfico humano y de la explotación”, comenta.

“La pobreza, la falta de oportunidades, la exclusión social o inclusive el deseo de realizar un sueño, de tener un futuro brillante, por un lado, y la ganancia, la falta de ética y el poder, por otro –el lado de los traficantes– están en la base, son elementos que crean un contexto propicio para el tráfico de personas”, complementa la abogada. “El tema de las migraciones necesita tener mayor visibilidad y ser asumido con mayor importancia las políticas públicas. Migrar es un derecho de cualquier ciudadano. Sin embargo, necesita estar mejor orientado y apoyado en esos procesos para disminuir su vulnerabilidad al tráfico de personas”, alerta la Hermana Rosita.

 

Leer el artículo aquí