Luz roja para el TPP

Perú

La propuesta comercial del TTP no condujo a un acuerdo satisfactorio en la última reunión en Hawai. Este tratado, que busca recortar las posibilidades de producción y comercialización de medicamentos locales, refuerza el dominio de mercado de las grandes multinacionales farmacéuticas. En la región, México, Chile y Perú no aprobaron aún las negociaciones con EEUU.

Foto: Archivo

Redacción- Otra Mirada (Perú)

No sabemos si respirar o no aliviados. La última ronda del denominado TPP (Transpacific Partnership Agreement o Acuerdo de Asociación Transpacífico) en Hawai parece haber fracasado. Pero el caso es que no sabemos con exactitud por qué ni cómo. De diversas fuentes podemos colegir estos elementos:

Pese a que se anunció su aprobación, aún no hay luz verde para el TPP, que es una propuesta de acuerdo comercial que viene siendo negociada desde el año 2010 por un grupo de países ubicados en la cuenca del Océano Pacífico: Australia, Brunei, Canadá, Chile, Estados Unidos, Japón, Singapur, Malasia, México, Nueva Zelanda, Vietnam y Perú.

Recientemente en Hawai las negociaciones se entramparon en vista que algunos países buscan proteger su industria como es el caso de Nueva Zelanda, con la industria láctea, que es una de las más grandes del mundo, y hay serias resistencias en temas claves como el azúcar, fármacos y autos.

Algunos temas que han entrampado las negociaciones tienen que ver con la función de las empresas estatales y los mecanismos de regulación en los países, la regulación de la propiedad intelectual a favor de la ciudadanía, el abastecimiento de medicinas en los sistemas de salud pública (medicamentos genéricos sin precio monopólico), los sistemas de comunicación virtuales y la libertad de internet, la innovación tecnológica y la regulación monetaria, entre otros puntos que no han tenido un acuerdo satisfactorio.

En la reunión de Hawai, los ministros de Comercio de Australia, Brunei Darussalam, Canadá, Chile, Japón, Malasia, México, Nueva Zelanda, Perú, Singapur, Estados Unidos y Vietnam anunciaron que, después de más de una semana de reuniones, tuvieron progresos significativos pero no se llegó a la conclusión de las negociaciones del Acuerdo de Asociación Trans-Pacífico.

El ministro de Comercio australiano Andrew Robb dijo que el problema recae en las “cuatro grandes” economías de Estados Unidos, Canadá, Japón y México. “Lo triste es que en el 98 por ciento se llegó a una conclusión,” dijo, sin precisar los temas en los que se avanzó y los que faltan definir. 

” Algunos temas que han entrampado las negociaciones tienen que ver con la función de las empresas estatales y los mecanismos de regulación en los países, la regulación de la propiedad intelectual a favor de la ciudadanía, el abastecimiento de medicinas en los sistemas de salud pública, los sistemas de comunicación virtuales y la libertad de internet, la innovación tecnológica y la regulación monetaria, entre otros puntos que no han tenido un acuerdo satisfactorio “

Para nuestro país el tema es complejo en vista que tiene una extensa red de acuerdos comerciales vigentes y no se sabe a ciencia cierta si la firma del TPP represente beneficios u obligaciones adicionales. Más bien, se teme que haya perjuicios debido a que Estados Unidos viene promoviendo el establecimiento de mecanismos de protección de la propiedad intelectual, patentes y derechos de uso y garantías a las inversiones extranjeras que van más allá de lo que ya aceptamos en el Tratado de Libre Comercio (TLC) con ese país.

Además apunta a limitar el acceso al contenido libre en Internet trabando de esta forma la libre difusión del conocimiento. Busca recortar las posibilidades de producción y comercialización de medicamentos genéricos, reforzando de esta manera el domino de mercado de las grandes multinacionales farmacéuticas, atentando contra la economía de miles de ciudadanos que no tendrán acceso a medicamentos genéricos y serán obligados a comprar medicinas de marca a un precio mayor.

Existe el temor que se rebaje los estándares ambientales y laborales, dejando el camino abierto para que los inversionistas extranjeros interpongan demandas al Estado, como lo hizo en su momento Doe Run, que ha demandado al Perú por cientos de millones de dólares basándose en las excesivas garantías a las inversiones extranjeras que se otorgaron en el TLC con Estados Unidos.

Según Judit Rius de Médicos sin Fronteras (MSF), “EE.UU. está exigiendo que los países implementen un conjunto devastador de nuevas normas comerciales que evitará que las personas se beneficien durante años de los últimos avances en medicamentos”.

El secretismo con que se manejan las negociaciones y los temas que se debaten hace que se filtre información por WikiLeaks, uno de cuyos reportes asegura que el TTP fue diseñado para favorecer casi exclusivamente a las grandes corporaciones transnacionales. Por ello el portal Motherboard, tilda al TPP de “película de terror”.

Demandamos información y debate público amplio antes de firmar nada que comprometa al Perú.

 

Leer el artículo aquí