“Tienen que pagar. Esto no puede quedar así”, la advertencia de Castillo contra Repsol por el derrame

El presidente de Perú, Pedro Castillo, afirmó que la empresa española Repsol «tiene que pagar por los daños a la población y a la naturaleza» causados por el derrame de 6.000 barriles de petróleo que afectaron playas, áreas protegidas y fauna marina en las costas de la provincia de El Callao.

«La empresa tiene que pagar por los daños a la población y recuperar el daño a la naturaleza, al mar», lanzó el mandatario durante su visita a una de las playas afectadas, y agregó «esto no puede quedar así».

Castillo también destacó que su gobierno no se limitó a salir «para la foto» ante esta tragedia medioambiental y tomará las medidas oportunas, empezando por el Congreso.

El presidente peruano exhortó a las autoridades del país a que se preparen para la defensa de los mares y los ríos, además de organizar a la población local para que participen como voluntarios para limpiar las playas, una vez que el Gobierno destine la ayuda económica.

El derrame

Ocurrió el sábado 15 de enero en el mar del distrito de Ventanilla del Callao durante una operación de la refinería La Pampilla, de la española Repsol, en el proceso de descarga del buque tanque italiano «Mare Dorium», presuntamente debido a la violencia del oleaje provocada por la erupción volcánica en Tonga.

Desde la Cancillería peruana señalaron que «esta terrible situación ha puesto en peligro la flora y fauna en dos áreas naturales protegidas».

Que dijo Repsol

La refinería española aseguró que lo ocurrido fue consecuencia del volcán de Tonga. Dijo también que seguirá trabajando para mitigar los efectos del derrame, que afectó la Reserva Nacional del Sistema de Islas, Islotes y Puntas Guaneras, Islotes de Pescadores y la Zona Reservada Ancón.

Las autoridades peruanas hallaron empetroladas a múltiples especies marinas muertas, y otras con vida que fueron rescatadas de la zona afectada.