Tiempos de confianza en Uruguay

Uruguay

El nombramiento de Julio Porteiro al frente del Banco Central de Uruguay (BROU), producto de la renuncia de Fernando Calloia en medio de la crisis de Pluna,  fue recibida con tranquilidad entre los clientes y en el mercado financiero, una muestra de la solidez que alcanzó el sistema. La percepción de algunos analistas cercanos al gobierno de José Mujica es que ha habido un buen manejo de comunicación y que existe una época de estabilidad y confianza.

 Editorial – La República (Uruguay)

Es muy común en el mundo moderno que cuando un banco se resfría, las economías y las finanzas de un país estornudan. Pero en el caso de Uruguay parece que las cosas no son tan así.

Los uruguayos hemos seguido de cerca la crisis que el caso Pluna desató en la columna vertebral del poder estatal, cuando fueron procesados (injustamente) sin prisión el ministro de Economía Fernando Lorenzo y el presidente del Banco República Fernando Calloia.

Estas dos altas autoridades de la economía y las finanzas renunciaron a sus respectivas responsabilidades. Mario Bergara sustituyó, de inmediato, a Lorenzo y en la noche del martes se supo que el nuevo director del BROU, sustituyendo a Calloia, es Julio Porteiro. A la vez Silvia Naveiro y Adriana Rodríguez son las nuevas directoras de la principal institución bancaria estatal, sustituyendo a los renunciantes Jorge Perazzo y Danilo Vázquez.

Ayer, durante toda la jornada, el BROU estuvo abierto, los clientes presentes en los locales bancarios fueron los de siempre, en un claro gesto de que el sistema financiero está sólido, porque no hubo ningún tipo de corrida bancaria.

“Todo indica que el Uruguay entero vive una nueva época de estabilidad y de confianza, lo que permite mirar el futuro cada vez con más optimismo”

Quedó claro, entonces, que la sociedad uruguaya en su conjunto, independientemente de quién es ahorrista, confía en la seriedad y en la fortaleza de dos gobiernos progresistas que no solo le han devuelto la confianza al sistema bancario, sino que también han logrado que la gente se sienta confiada porque está respaldada por una clara y responsable gestión de gobierno, por encima de la suerte de las personas que ocupan cargos vinculados a la economía y a las finanzas.

Como si esto fuera poco, hay que destacar la seriedad con que el presidente José Mujica comunicó a la población -y a los mercados internacionales- los cambios que se estaban produciendo.

Incluso hay que tener muy presente que su trato para con Calloia fue de respeto y de reconocimiento: “su gestión fue enormemente eficaz y nosotros tenemos que tener por parte del gobierno un reconocimiento y un hondo agradecimiento (…) comenzando por el presidente que monitoreó fuertemente los años de la crisis cuya función era hacer andar un banco y no dedicarse al cultivo de la opinión pública”.

Todo indica que el Uruguay entero vive una nueva época de estabilidad y de confianza, lo que permite mirar el futuro cada vez con más optimismo.

 

Leer artículo aquí