Southern al ataque por Tía María

Perú 

La empresa minera Southern está desplegando una campaña millonaria para publicitar el proyecto contaminante de Tía María. Sumado a esto, el gobierno de Ollanta Humala demuestra una pasividad alarmante para frenar el proyecto. Las mesas de diálogo que habían impulsado cuando la Southern anunció la suspensión del proyecto por 60 días todavía no se han instalado.

Foto: gestion.pe

Redacción- Otra Mirada (Perú) 

La Southern Perú inició una ofensiva publicitaria destacando las bondades del proyecto Tía María. Además de las páginas de avisos en los diarios, los spots en Radio y Televisión, el 15 de junio envió a los periodistas de los diferentes medios de comunicación un correo desde el mail: tiamaria@southernperu.com.pe, en el que da cuenta de la presentación de su nuevo centro de información.

Desde entonces hasta el lunes (30 de junio), envió quince notas informativas a los periodistas dando cuenta de los cuidados extremos que tiene el proyecto Tía María en la protección del medio ambiente. La Southern viene invirtiendo millones en su propaganda para hacer creer a la opinión pública que esa inversión minera no representa ningún peligro.

Aquí está el detalle:

El viernes 26 de junio, la empresa minera publicó avisos informando que “invirtió 600 millones de dólares para eliminar el problema de los humos en Ilo”. Lo que no dijo Southern es que esa inversión no fue suficiente para evitar la contaminación y por ello los problemas legales que ha tenido que enfrentar.

El 25 de junio, informó que en mayo del 2014 “desarrolló un plan de acercamiento con los agricultores del Valle de Tambo. Southern Perú auspició y participó en la primera fiesta del arroz”, dice el comunicado. De esta forma pretende hacer creer que tiene un acercamiento con la población, pero eso no implica que los agricultores estén de acuerdo con la minera, pues de lo contrario nadie hubiera acatado la paralización y salido a las calles a protestar

” El viernes 26 de junio, la empresa minera publicó avisos informando que ‘invirtió 600 millones de dólares para eliminar el problema de los humos en Ilo’. Lo que no dijo Southern es que esa inversión no fue suficiente para evitar la contaminación y por ello los problemas legales que ha tenido que enfrentar “

El 18 de junio, publicó otro aviso dando a conocer que el 19 de diciembre de 2013 en Cocachacra se llevó a cabo la audiencia pública de Tía María. El texto del comunicado dice que la población del Valle del Tambo fue convocada por los medios de comunicación y asistieron más de 1,600 personas, donde se expusieron detalles técnicos y ambientales del EIA.

La Southern no dice que gran parte de los asistentes fueron traídos de otras zonas a cambio de una retribución económica y que el local estuvo rodeado de más de dos mil policías que amedrentaban a quienes se oponían al proyecto minero Tía María.

Todo sigue igual

Sin embargo, para los pobladores del valle del Tambo en Arequipa, nada ha cambiado desde el anuncio de la suspensión del proyecto. La misma Southern Cooper informó que no retomará el proyecto Tía María en julio y que trabajará en busca de acuerdos con la población de Arequipa “sin fijar plazos”.

El presidente de la Southern Óscar González, admitió que en las actuales condiciones “no es posible que se pueda concretar en tan poco tiempo un acuerdo. Vamos a seguir trabajando sin fijar plazos, pero seguiremos trabajando hasta que lo logremos”, afirmó.

El aparente optimismo de González  no tiene ningún asidero para los dirigentes que se oponen al proyecto, pues consideran que más allá de los avisos y los spots publicitarios no ha habido ningún acercamiento concreto y tampoco se ha mostrado el Estudio de Impacto Ambiental en el que presuntamente se han levantado las observaciones al proyecto.

” Mientras la minera despliega una millonaria campaña publicitaria por Tía María, el gobierno viene demostrando una pasividad alarmante, a tal punto que ni siquiera se han instalado las mesas de diálogo de las que tanto se habló cuando la Southern anunció la suspensión del proyecto por 60 días, después de los enfrentamientos que dejaron seis muertos y cientos de heridos “

Mientras la minera despliega una millonaria campaña publicitaria por Tía María, el gobierno viene demostrando una pasividad alarmante, a tal punto que ni siquiera se han instalado las mesas de diálogo de las que tanto se habló cuando la Southern anunció la suspensión del proyecto por 60 días, después de los enfrentamientos que dejaron seis muertos y cientos de heridos.

En el intento por imponer este proyecto, tanto la empresa como el gobierno han incumplido la ley en dos aspectos básicos fundamentales, como son la licencia social y la licencia ambiental.

En el primer caso, como ya dijimos, se fraguaron las audiencias.

En el segundo caso, a pesar de que un organismo especializado de las Naciones Unidas hizo 138 observaciones muy importantes al EIA, estas nunca han sido levantadas en un documento público que de manera transparente pueda ser analizado por la población.

En esta nueva etapa es necesario que se deje de lado cualquier asomo de violencia para dar paso a un verdadero diálogo en el que estén abiertas todas las posibilidades, pero cuyo objetivo sea el desarrollo de la provincia de Islay, su conexión con la región Arequipa y con el sur del Perú.

Evita juicio en su contra

La desconfianza crece al darse a conocer las sanciones impuestas a la Southern por los altos niveles de contaminación en la refinería y fundición de cobre de Ilo. Incluso la fiscalía pidió 30 años de prisión para el presidente de esa compañía Óscar González.

El juez que ve el caso, Erly Alejo, convocó a una nueva audiencia el dos de febrero para dictar sentencia, pero González no se presentó alegando que había conseguido una acción de amparo a su favor.

Es decir, el presidente de la Southern evita el juicio por contaminar el medio ambiente. Este mismo personaje es el que está inundando los diarios con publicidad dando a entender que no habrá contaminación en el valle del Tambo. ¿Alguien le podrá creer?.

 

Leer el artículo aquí