Tensión en la embajada venezolana: Estados Unidos desalojó a los activistas

El gobierno de Estados Unidos cumplió sus amenazas y desalojó hoy a los activistas que ocupaban pacíficamente la embajada Venezolana en Washington en apoyo al gobierno de Nicolás Maduro. “ Debe respetarse la inmunidad y el espacio territorial”, advirtió el presidente venezolano, quien responsabilizó a Donald Trump por “esta grave violación a la luz del derecho internacional, no solo legal sino moral”. Las organizaciones denunciaron “detenciones ilegales”.

A las 9:30 de la mañana, los oficiales desplegaron un desproporcionado operativo de seguridad en la embajada, ubicada en el vecindario de Georgetown, y arrestaron a los cuatro activistas que vivían en el edificio desde el 10 de abril, con la anuencia del gobierno venezolano. «Hemos ejecutado órdenes de detención federales contra las personas que estaban dentro”, confirmó uno de los portavoces del Servicio Secreto, Mason Brayman.

Según el texto, los cuatro detenidos son Margaret Flowers y Kevin Zeese (de la organización Popular Resistance), Adrienne Pine (una académica) y David Paul (de Code Pink), quienes forman parte de un grupo bautizado como Colectivo de Protección de la Embajada.

«Es una verdadera locura y así lo denuncio ante el mundo (…) Debe respetarse la inmunidad y el espacio territorial de la embajada de Venezuela», subrayó Maduro en declaraciones a la prensa.

En esa misma línea, la directora nacional de Code Pink, Ariel Gold, subrayó que la detención de los últimos activistas supone una agresión a la Convención de Viena sobre disputas diplomáticas. Gold lamentó que ahora sea posible que el «ilegítimo» enviado a EE.UU. de Juan Guaidó Guaidó, Carlos Vecchio, tome el control de la embajada.

«Una vez más la Administración (de Donald) Trump demuestra que le duele la verdad y reacciona con soberbia violando el Derecho Internacional», tuiteó por su parte el canciller venezolano, Jorge Arreaza., quien denunció que el recinto fue «tomado e invadido por un despliegue policial sin precedentes».

La embajada venezolana se ha convertido en un símbolo de la lucha del poder dentro de Venezuela, donde Guaidó, que se proclamó presidente interino en enero, y Maduro se disputan la jefatura de Estado.

En ese marco, el portavoz del secretario general de la ONU, Stephane Dujarric, dijo hoy que la ONU espera que el conflicto pueda resolverse de forma pacífica, luego de que el representante venezolano en el organismo, Samuel Moncada, denunciara las “agresiones en la embajada” contra los activistas.

Según lo establecido en la legislación internacional, expuso el embajador, cuando se suspenden las relaciones entre dos Estados, cada uno puede nombrar un poder custodio o protector para sus instalaciones. Estados Unidos quiere que sea Suiza, pero para que esto tenga efecto debe haber reciprocidad, puntualizó, y Washington no acepta ni reconoce la propuesta de poder protector hecha por Caracas, que es Turquía.