La fuerza del no a la Unión Europea

Ecuador negocia un acuerdo de libre comercio con la Unión Europea, pero, a diferencia de Colombia y Perú, se ha mostrado inamovible en aspectos que considera no negociables. La postura es contundente en términos de biodiversidad y de derechos de autor, dos puntos -que se trasladan a cientos de capítulos- que Quito quiere proteger. Anteriormente el país había abandonado la mesa de las conversaciones porque entendía que no se daban las condiciones para una cooperación y había cuestionado el tema de la transferencia de tecnologías.