Al calor del verano argentino

Los coletazos de la insurreción policial, los saqueos, la situación de las provincias, las demandas sociales y los cortes de energía hicieron de este diciembre otro verano caliente política y climáticamente. En una columna de Mario Wainfeld se describen estos factores que no son nuevos en Argentina a fin de año.

El levantamiento policial argentino y los saqueos

La demanda de incremento salarial de la policía cordobesa -provincia en la que el gobierno es opositor- concluyó con un muerto, decenas de heridos, saqueos, justicia por mano propia de vecinos y un aumento del 300 por ciento la semana pasada. Los reclamos empezaron a replicarse en otros distritos y los medios de comunicación comenzaron a hablar de crisis social en todo el país. En el oficialismo nacional se habla de intento de desestabilización, sin restar valor a la complejidad de situaciones que pudieron desatar estos pedidos. 

Sobre narcos, saqueos y policías en Córdoba

Un muerto y alrededor de cien heridos.En esas horas de crisis hubo saqueos, descontrol, justicia por mano propia de comerciantes y vecinos, pedidos de mano dura. Fue la consecuencia directa de 30 horas por el levantamiento policial en la provincia argentina de Córdoba, la segunda más poblada del país. Las denuncias de vínculos con el narcotráfico de los jefes policiales provinciales, de fuerte raigambre con las fuerzas de la dictadura, desencadenó un escándalo que ahora deberá ser investigado por la justicia.