Tribunal de La Haya

Se organizaron para salir en grupo a ver vidrieras en las fiestas de diciembre, para admirar aquello que jamás podrán consumir. Los habituales asistentes a los shoppings sintieron indignación por compartir su espacio con ellos. Para los centros comerciales fue una situación escandalosa. Intervino la policía y luego la justicia, que otorgó el derecho el adminisión a los centros comerciales, lo que generó una mayor conflictividad social. Había surgido como un divertimento, un divertimento pobre, para pobres, que ni siquiera fue posible.