El diálogo es un triunfo, no reemplaza al voto

Venezuela

Las conversaciones de paz iniciadas la semana pasada entre el gobierno venezolano y sectores opositores significan una victoria para Nicolás Maduro, que durante ocho semanas convocó a esos actores en medio de las protestas callejeras violentas que buscan su caída. También fue un triunfo para los antichavistas, que finalmente llegaron con sus consignas al Palacio de Miraflores. Pero el diálogo no reemplaza la voluntad popular expresada en las urnas.