La potencia de los grandes medios

Los medios de comunicación tradicional no son más los que tienen la capacidad de denunciar los errores de los gobiernos y la corrupción en el Estado y en el sector empresarial, porque se relacionaron con los poderes políticos y económicos de tal forma que ya no son un contrapeso. Esa prensa sigue siendo, además, la que fija la agenda informativa. Y, en ese punto, la aparición de Internet no ha modificado su capacidad de influencia social. Adoptan posiciones como si fueran interpretadores de la opinión pública, como si fueran partidos políticos.