Humala: pasividad y decepción

Perú

Ollanta Humala cumple cuatro años al mando del país. Su gestión se caracterizó por una marcada contradicción entre el discurso y la práctica, entre las expectativas y la materialización de sus políticas. Su capacidad para abandonar su propio proyecto electoral se halla en la ausencia de referentes políticos. La pasividad fue su regla y se ha mostró poco atento a los problemas sociales.

La crisis de Humala

Perú

El presidente Ollanta Humala se muestra pasivo frente a un orden político que se desmorona. El“giro” de una política con tinte social hacia una pro-empresarial le resta adhesiones a un año de dejar el gobierno. El accionar de los medios de comunicación, que quieren manejar la escena política, y las denuncias de corrupción contra su esposa llevan al extremo su falta de legitimidad.

Humala sin apoyo y con el gabinete paralizado

La política peruana se encuentra en un limbo. Los problemas que enfrenta el mandatario Ollanta Humala, con un escaso respaldo de gestión del 25%, se centran en la influencia de su esposa Nadine Heredia en las decisiones del gabinete. Este ha sido el punto por el cual el Congreso -plagado de disputas partidarias- lo cuestiona, no le da el voto de confianza para que siga adelante con su labor y se postergan los temas que interesan a la población.

Retroceso en Perú sobre informes ambientales

La decisión del gobierno de Ollanta Humala de eliminar los estudios de impacto ambiental para las actividades de exploración sísmica inhabilita la voz de las comunidades y prioriza la de las empresas. El argumento del Ministerio de Energía y Minas es que la industria petrolera sabe lo que tiene que hacer y afirma que es necesario abandonar la tramitología para pasar a la acción. Perú tiene una larga lista de contaminaciones ligadas a diferentes explotaciones.

Una medida de Humala que trajo fuertes críticas

Los ministros, viceministros y funcionarios de cargos gerenciales peruanos verán incrementados sus salarios en un 100 por ciento en el marco de la reforma del Estado. La medida desencadenó una serie de críticas y defensas. Entre las voces que cuestionan la decisión están los que preguntan porqué la mejora de sueldos empieza por allí y no por los más postergados. Consideran que el gobierno de Ollanta Humala acciona con igual dinámica que las administraciones anteriores y, por consiguiente, sigue en el mismo camino de la política como abuso.

Un pedido de renuncia en Perú

Una comisión investiga los vínculos de Oscar López Meneses con el Estado. El presidente de ese cuerpo, el parlamentario Víctor García Belaunde, se reunió en secreto con el presidente Ollanta Humala y se desató un escándalo aún mayor. Desde la oposición y desde los medios se pidieron la dimisión.