Un obispo católico junto a las autodefensas

La iglesia católica viene levantando su voz contra el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto por el tema de la violencia en Michoacán. Esta vez un obispo lo acusó de no interesarse por resolver el problema, montando un simulacro de lucha contra el narcótráfico, con el cual se encuentra comprometido, mientras su verdadero propósito es poner los recursos energéticos en manos extranjeras. Así justificó el surgimiento de las autodefensas por tratarse de una reacción espontanea del pueblo frente a la corrupción oficial y la impunidad de los criminales.