Romero, se hizo justicia

El Salvador

Una fiesta tuvo lugar en honor al santo latino: Monseñor Oscar Romero. Su beatificación es un acto de justicia religiosa. Más que un sacerdote revolucionario o seguidor incondicional de la teología de la liberación, Romero fue un pastor que se atrevió a proteger con inmensa caridad a su pueblo de la barbarie de la guerra. Su martirio es el fundamento de su glorificación eclesial.

Monseñor Romero, la verdad ante todo

Los relatos sobre Monseñor Romero hablan de la verdad, de su anhelo por encontrarla y defenderla en El Salvador de la represión de los 70. Defendió a las víctimas de la dictadura, a los desprotegidos y a sus fieles más allá de la palabra religiosa. Se enfrentó a la dictadura para reclamar el fin de la represión y a EE.UU. por el apoyo militar que le otorgaba al régimen, lo cual le costó la vida el 24 de marzo de 1980. Su legado es la búsqueda de justicia.