La historia ya no enseña nada

Latinoamérica y El Mundo

Forzados a abandonar sus casas, sofocándose en los camiones, ahogándose en el Mediterráneo, son el producto de las guerras imperiales golpeando a las puertas de Europa. La mayoría de los desplazados, por lo general de origen musulmán, son estigmatizados por su identidad, como antes los judíos. Son el símbolo de la ignorancia y la deshumanización de esta época.

De víctimas y victimarios

Latinoamérica y El Mundo

Los medios occidentales replican las noticias sobre los refugiados en Europa centrándose sólo en las consecuencias, pero sin internarse en la esencia del conflicto en Medio Oriente. Apelan a la sensibilidad de la crisis humanitaria para evadir su génesis, ‘la lucha por la libertad’ que encabezó EEUU y la OTAN contra esos países, el estímulo a las guerras civiles, y la retórica vacía de la ONU.

Ningún ser humano es ilegal

Latinoamérica y El Mundo 

La crisis de refugiados no es tal. En todo caso se trata de una crisis política, pero no de capacidad de asilo a los desplazados. En la UE los inmigrantes representan menos del 1% y en EEUU el 3,5% de la población. El verdadero desafío de los líderes políticos es no dejarse llevar por las voces apocalípticas y preguntarse cuáles son los valores que representa la cultura europea.

Eran iguales a nosotros

Latinoamérica y El Mundo

De haber sido arrojado a las costas inglesas, uno puede imaginar las demandas de los buenos ciudadanos por una investigación pública. Pero el pequeño Aylan era parte del ‘enjambre’ de David Cameron. Los chicos buenos de Occidente bombardean, corrompen e invaden a los chicos malos de Medio Oriente. Los refugiados huyen a Europa en busca del humanismo de su gente.

El eufemismo de la compasión

Latinoamérica y El Mundo

Magnanimidad, lo hubiera llamado Winston Churchill, sobre sus enemigos alemanes que huían derrotados de la guerra. Compasión, lo llamó el joven periodista David Cameron, por los refugiados vietnamitas. Hoy el primer ministro británico y sus amigos se olvidaron de Churchill, de los vietnamitas y de todo. Hoy abandonan a su suerte a los hambrientos que llegan a Europa. 

El saldo del exterminio colonial

Latinoamérica y El Mundo

La mayor crisis de inmigración y humanitaria del siglo XXI desnuda la tragedia de la globalización neoliberal. Los países de Occidente que sembraron el terror entre civiles para apoderarse de las riquezas naturales en Medio Oriente y África, ahora rechazan a los desplazados que se amontonan en sus costas, esos que apuestan a la vida y se encuentran con la muerte.

En las fronteras calientes

Colombia / Venezuela

El cierre de la región limítrofe y el estado de excepción, con el fin de detener a las bandas criminales del contrabando, derivó en la deportación de cientos de colombianos, lo que a su vez generó una crisis humanitaria. Mientras los dos países buscan una solución al conflicto, crecen las sospechas sobre el vínculo del ex presidente Álvaro Uribe con grupos paramilitares. 

Se llenó de pobres el recibidor

Latinoamérica y El Mundo

En medio de una nueva profundización de la crisis crónica de desplazados por las guerras en Asia, los países europeos que han contribuido a crear esta situación, rechazan a los inmigrantes, en particular, el gobierno británico se negó a participar del programa de recepción de refugiados, mientras desde distintos sectores reclaman asumir su cuota de responsabilidad.

El terrorismo de las pandillas maras

El Salvador

Estas bandas delictivas surgieron en Los Ángeles a raíz de la migración provocada por la guerra civil, pero sus miembros fueron repatriados por EEUU, después de limpiar sus prontuarios, para convertirse en organizaciones vinculadas al narcotráfico y otras actividades criminales. Ahora, para terminar con su accionar, la justicia salvadoreña los declaró ‘terroristas’.

Mares de desesperación

Latinoamérica y El Mundo

Las aguas que rodean Europa reciben por día alrededor de 1500 migrantes que abandonan todo a cambio de sobrevivir. Los miles de humillados y ofendidos huyen de las guerras que Estados Unidos y Europa alentaron. En lo que va del año han llegado unos 340.000 refugiados que escapan desesperados de Al-Qaeda, el EI o los Talibanes. Los obstáculos impuestos.