El Chayo Moreno nunca estuvo muerto

Era uno de los hombres más buscados de México por estar entre los principales líderes del cártel de Los Caballeros Templarios. En 2010, durante el mandato de Felipe Calderón, se anunció su asesinato en el marco de una guerra declarada contra el crimen. Pero cuando el gobierno de Enrique Peña Nieto informó nuevamente el asesinato de este narcotraficante se abrieron cuestionamientos al ex presidente y a la política de lucha contra la delincuencia.