El hombre del boom latinoamericano

Perú

El escritor y crítico peruano Julio Ortega fue autor de textos que abordaron en profundidad la literatura de América Latina, como el estudio del boom de la nueva novela latinoamericana. Ya se habían escrito entonces Paradiso, Cien años de soledad, Rayuela, Cambio de piel, La casa verde y Pedro Páramo. Otro autor ofrece un recorrido por esos análisis y críticas.

Cien años de Efraín Huerta

México

El centenario de su natalicio se cumple este 18 de junio y, para conmemorarlo se inaugura una exposición que reúne casi cien piezas de su obra. El autor de Los hombres del alba amaba las expresiones de lo popular, pero leía a todos desde muy joven. Su gran maestro fue Ramón López Velarde y a mediados del siglo pasado inicio el movimiento neovanguardista el cocodrilismo.

Recordar a Roque Dalton

El Salvador

A comienzos de mayo se cumplieron 39 años de su asesinato, también este mes se cumplieron 79 años de su natalicio.  Fue vanguardista, utilizaba un lenguaje popular,quería plantear en la poesía problemas y conflictos sociales que atravesaban los pueblos latinoamericanos. Buscaba encontrar una unión entre la revolución y la poesía, entre su vida militante y la de poeta.

La identidad etílica de la patria

Argentina

En su nuevo libro, Al gran pueblo argentino salud, el historiador Felipe Pigna revisa la construcción social, industrial y cultural del país en torno a una bebida emblemática. Considera interesante pensar en una gran nación, con una amplia diversidad y algunos gustos comunes: el vino. «Fue un gran descubrimiento hablar con el laburante, el cooperativista, el bodeguero, el transportista…»

Hacia un mercado latinoamericano del libro

México

El Fondo de Cultura Económica, fundado hace 80 años en México, se ha dedicado a difundir las voces de la literatura iberoamericana, una vocación que sigue presente. Pero, a la vez tiene como desafío integrar un mercado del libro regional porque no existe actualmente. El director de la editorial José Carreño Carlón comentó que trabaja intensamente en ello y habló del aporte de las tecnologías. 

La alfabetización del gusto

Cuba

La industria del entretenimiento ha llevado al direccionamiento del gusto por parte de un poderoso sector audiovisual, del cual es difícil de escapar. Si bien algunos buscan nuevas estéticas y se muestran dispuestos a investigar en un gusto que no es el impuesto, otros naufragan en un ocio cultural que es arrastrado por generaciones. Una nueva visión puede promoverse en las escuelas.

Lo real en el realismo mágico de Gabo

Latinoamérica

Gabriel García Márquez abrió al mundo las puertas de Aracataca, su pueblo natal, y nadie se quedó sin paladear el sabor de la guayaba. Toda su literatura, su realismo mágico, surgió de la realidad de la región, en especial del Caribe, en cuya vida cotidiana, explicó, aparecen toda clase de frustraciones humanas, toda clase de burlas y de desastres telúricos.  

Macondo es mejor destino que Miami

Argentina

Hubo una época en que la clase media argentina, víctimas de la represión y de las políticas económicas neoliberales, lejos de querer linchar a nadie, leía libros que hicieron que Latinoamérica quedara más cerca y estuviera en un pie de igualdad con el resto del mundo. Durante esa travesía, Gabriel García Márquez y libros como Cien años de soledad fueron un maná.    

El Cervantes para la Sancho Panza femenina

Latinoamérica y El Mundo

La periodista y escritora Elena Poniatowska recibió hoy el Premio Cervantes. En su discurso se definió como la Sancho Panza femenina, la escritora que va más allá de su vida para estar en las de otros. Juan Emilio Pacheco, Gabriel García Márquez, Octavio Paz y otros grandes escritores estuvieron presentes en sus palabras. Fue galardonada por su firme compromiso con la historia contemporánea.

Gabo, aquel pianista de fondo de bar

Latinoamérica

Fue un hombre de una gran generosidad, de una lealtad sin fronteras y vivió rodeado de afectos. Sus libros, sin embargo, hablaron de la soledad y la búsqueda de un antídoto para esa condena. Gabriel García Márquez dijo alguna vez que quería ser como el pianista de un bar, al que no se le veía el rostro, que tocaba para que los enamorados se amaran más. Así Gabo vivió su vida.