La grieta en la sociedad argentina

El drama social de los linchamientos sucedidos la semana pasada en Argentina se plasma en un análisis que busca restituir la sensatez en medio de discursos políticos y mediáticos superficiales, demagógicos y oportunistas. Pone al descubierto la ferocidad impúdica, promovida por actores a los que intenta avergonzar y recuperar. La repeticion de imágenes de linchamientos apuntan a la degradación y el retroceso del país en su condición humana.

Los vecinos y los no vecinos argentinos

Prueba Volanta

Los linchamientos ocurridos la semana pasada en diversos lugares de Argentina han generado un profunda reflexión sobre los hechos en algunos sectores de la sociedad. Entre los análisis se encuentra el que vincula estos hechos con los tiempos de la dictadura, en los que muchos vecinos se mantuvieron indiferentes ante los secuestros y desapariciones de miles de ciudadanos. Son esos que no tienen rostro y resguardan sus actos en la privacidad. 

Los linchamientos, sus justificadores y el Estado

La mayoría de la dirigencia política repudió los linchamientos ocurridos en los últimos días en Buenos Aires, aunque algunos se mostraron comprensivos y no faltó quien defendiera esos hechos. Dos de los principales opositores hablaron de una ausencia del Estado, al que pertenecen en su rol de alcalde de la capital e intendente de un municipio. La Presidenta condenó las voces de deseo de venganza. Otros denunciaron que los jóvenes pobres son el actual chivo expiatorio.

Linchamientos, la injusticia por mano propia

Varios linchamientos se sucedieron en Argentina desde el sábado. Se trata de personas que, con la argumentación de una supuesta ausencia del Estado, creen que identificaron a un delincuente y deciden hacer justicia por mano propia. El peor de los hechos ocurrió el mismo sábado, cuando un joven de 18 años fue asesinado a golpes. Son estallidos de odio. Surge un fuerte debate sobre los derechos humanos, la inclusión o exclusión social y el sentido de esta violencia.