Santos dijo no a la CIDH y destituyó a Petro

El presidente Juan Manuel Santos desoyó las medidas solicitadas por la Corte Interamericana de Derechos Humanos y destituyó al alcalde de Bogotá, Gustavo Petro. Su resolución, tomada luego de una reunión con la bancada conservadora, vigoriza el poder del procurador Alejandro Ordoñez y representa un claro incumplimiento de Colombia con sus compromisos internacionales. Los argumentos presidenciales son, antes que nada, políticos.

Petro con respaldo de la CIDH, Santos en problemas

La Corte Interamericana de Derechos Humanos pidió al ejecutivo colombiano medidas cautelares que impidan la destitución del alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, hasta tanto se expida sobre si el procedimiento de alejarlo del cargo y negarle la actividad política por 15 años fue legal. Aún es incierta la decisión que tome el presidente Juan Manuel Santos, para quien acatar o no la resolución de la CIDH tendrá consecuencias en distintos planos.

Poca renovación parlamentaria en Colombia

En marzo serán las elecciones en las que debería producirse un recambio parlamentario. Sin embargo, un análisis sobre las dinastías políticas dentro de los distintos partidos deja al descubierto que la renovación será escasa. Para el Senado se estima que el 90 por ciento de los escaños quedará en las manos de siempre, mientras que en Diputados será de alrededor del 60 por ciento. El estudio aclara que falta considerar a los que sin ser herederos llegarán a sus bancas con el apoyo de otros legisladores.

Santos puede ganar hoy la reelección

El motivo principal por el que el presidente Juan Manuel Santos podría retener el cargo en el primer turno electoral, pese a contar sólo con una tercera parte de la intención de votos, es que ningún oponente tiene el suficiente peso. Hay otros argumentos, también, como que cuenta con todo el presupuesto oficial incentivando su campaña y que tiene una imagen positiva en crecimiento. Pero, en el caso de llegar a un balotaje, el mandatario duplicaría en sufragios a cualquier de sus contrincantes.

Uribe en campaña por el voto de la paz

La Constitución colombiana no le permite a Álvaro Uribe volver a ser presidente. Se presentará como postulante a senador. No obstante, supera ampliamente en popularidad al mandatario Juan Manuel Santos, quien aspira a ser reelegido. Desde su partido opositor el ex jefe de estado sigue apostando a mellar y opacar los logros que pueda hacer el actual Ejecutivo. Ha tomado la bandera de la paz con las FARC como parte de su campaña, aunque aclara exactamente lo que la mayoría de los colombianos quiere escuchar: “con castigo a los criminales”.