Santos dijo no a la CIDH y destituyó a Petro

El presidente Juan Manuel Santos desoyó las medidas solicitadas por la Corte Interamericana de Derechos Humanos y destituyó al alcalde de Bogotá, Gustavo Petro. Su resolución, tomada luego de una reunión con la bancada conservadora, vigoriza el poder del procurador Alejandro Ordoñez y representa un claro incumplimiento de Colombia con sus compromisos internacionales. Los argumentos presidenciales son, antes que nada, políticos.

Petro con respaldo de la CIDH, Santos en problemas

La Corte Interamericana de Derechos Humanos pidió al ejecutivo colombiano medidas cautelares que impidan la destitución del alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, hasta tanto se expida sobre si el procedimiento de alejarlo del cargo y negarle la actividad política por 15 años fue legal. Aún es incierta la decisión que tome el presidente Juan Manuel Santos, para quien acatar o no la resolución de la CIDH tendrá consecuencias en distintos planos.

Santos puede ganar hoy la reelección

El motivo principal por el que el presidente Juan Manuel Santos podría retener el cargo en el primer turno electoral, pese a contar sólo con una tercera parte de la intención de votos, es que ningún oponente tiene el suficiente peso. Hay otros argumentos, también, como que cuenta con todo el presupuesto oficial incentivando su campaña y que tiene una imagen positiva en crecimiento. Pero, en el caso de llegar a un balotaje, el mandatario duplicaría en sufragios a cualquier de sus contrincantes.

Santos, con la vieja coalición de poder

El proceso de paz con las Furezas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), la construcción política del uribismo, la de la izquierda y la estructura productiva del país son abordadas por el antropólogo y analista Francisco Gutierrez. Profundiza además sobre los cambios introducidos por Juan Manuel Santos en las relaciones regionales y menciona las dificultades que atraviesa el presidente.