La historia de Elvira, la deuda de Obama

Varias madres que luchan por la reunificación con sus familias en Estados Unidos entraron ayer a ese país por la garita de Otay. Entre ellas se encontraba, con su bebé a cuestas, la militante Elvira Arellano, quien ya fue deportada a México hace 7 años, cuando su hijo Saúl, estadounidense, tenía 8. Esta acción, que puede implicar su procesamiento, intenta llamar la atención de Barack Obama y la injusticia del sistema migratorio norteamericano.