El ninguneo irresponsable

Argentina
Roberto Mero

Si la ley es para todos, todos pueden reclamar su cumplimiento. No se puede proclamar un vencedor hasta que el recuento efectivo de votos no confirme el resultado final, y poco importa cuál es la diferencia. El reconocimiento de un resultado incierto para ‘evitar hechos de violencia’, se confunde con un arrebato al poder que menosprecia la voluntad popular.

Crónica de una elección disparatada

Argentina

Gabriel Fernández – El 2015 fue un año de fracasos para la oposición, hasta la elección presidencial. La frustración en la provincia de Santa Fe, las dificultades para ganar en la Ciudad y la incriminación sin éxito a la Presidenta por la muerte de un fiscal. La población más inteligente y modesta se puso la campaña al hombro, salvo los dirigentes del FpV, muy convencidos de la derrota.

Batalla de batallas

Venezuela
Roger Capella Mateo

En las próximas elecciones se librará la gran lucha entre la derecha fascista criolla junto al imperialismo internacional contra la Revolución Bolivariana. Esta guerra no comenzó con la asunción de Maduro ni con la victoria de Chávez y tampoco concluirá el 6 de diciembre. Se personifica día a día en la conspiración económica-mediática y se materializará en las urnas.

Las fuerzas de la ocupación

Argentina

Roberto Mero – En la medida en que el recuento de votos siga siendo sólo una petición y no un hecho, la duda va a seguir existiendo en base a esa diferencia ‘milimétrica’ del triunfo de Macri. Se convenció al pueblo de la victoria antes de las elecciones y esa probabilidad de trampa anunciada será la marca de inicio de una etapa peligrosamente anticonstitucional.

Los escenarios de un fraude

Argentina

Roberto Mero – Si la escasa diferencia hubiese sido contra Cambiemos, los macristas ya hubiesen salido a la calle dispuestos a todo. Pero si el resultado es a favor de Scioli, la recomendación es un silencio vergonzante en los medios, anuncios de aceptación en nombre de una supuesta «paz social», comodidad sospechosa de esperar la vuelta de Cristina para 2019.

El golpismo de la calculadora

Argentina

Roberto Mero – Aduciendo un confuso proceso de recuento de votos, o bien Macri ganó por una chirola de votos y habrá que combatirlo por sus políticas, o bien no ganó y su puesto se transforma en un Ejecutivo de facto. Cambiemos perdió las elecciones en la mayoría de las provincias urdiendo un plan de fraude y montaje en los medios ganando por arrebato el trofeo codiciado.

Retroceso vestido de cambio

Venezuela

Carola Chávez – De nuevo el consabido coro de la oposición cantando fraude adelantado, la violencia sin importar las consecuencias, los que llevan 16 años recorriendo el mundo para suplicar intervenciones extrajeras. Porque allí donde gana el chavismo, es trampa, pero donde gana la oposición, es democracia. De nuevo los mismos de siempre, con la ilusión del fin chavismo.

La victoria no fue magia

Argentina

Martín Rodríguez/Tomas Borovinsky – Capitalizando los errores cometidos por el cristinismo, etapa inferior del kirchnerismo, Cambiemos supo aprovechar cada espacio vacío y consagrar una nueva mayoría. Pudo aglutinar a todos aquellos que vienen cansados de ciertas actitudes de los protagonistas de la década ganada y sus discursos, en su forma y contenido.

Teoría del empate

Argentina

Teodoro Boot/Roberto Mero – En una crítica a la cobertura de ciertos medios de comunicación, que dieron por ganador a Macri apenas cerradas las mesas de votación, se pone en duda las verdaderas tendencias de aquellos que reivindicaron los triunfos del gobierno y desmantelaron las intenciones del candidato de derecha junto con el gabinete que ocultó en campaña.

La fuerza del movimiento chavista

Venezuela

Los vaticinadores de fin de ciclo aseguran que las elecciones legislativas consagrarán la victoria del conglomerado opositor ultraderechista a nivel nacional y regional. Son los mismos que buscan cambiar el curso de la Revolución Bolivariana, esos especuladores que ahogan la economía y fomentan una campaña internacional de descrédito contra Nicolás Maduro.