Zona de paz en Latinoamérica y El Caribe

Después de dos días de deliberaciones, los gobernantes y mandatarios que integran la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños declararon la zona de paz como parte de su compromiso con la prosperidad y la estabilidad regional. No se mencionan allí las acciones puntuales que este acuerdo implicará. Aunque si se plantea el respeto a lo alcanzado. Guantánamo, las Islas Malvinas, bases militares estadounidenses y el conflicto armado colombiano pueden ser cuestiones a considerar bajo este nuevo marco. 

Un mecanismo de cooperación e integración regional

Es la segunda vez que la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños se reúne, esta vez con un mayor entusiasmo y una amplia representación, que apuntan a consolidar a este organismo como «el» bloque regional, sin Canadá y Estados Unidos. La sede de la reunión, La Habana, es una clara señal de ello. Y es desde este espacio que se apunta a contribuir al desarrollo económico y el fortalecimiento de la democracia, más allá de las divergencias ideológicas, en un camino de equidad para los países que lo integran.

Zona de paz en Latinoamérica y El Caribe

Después de dos días de deliberaciones, los gobernantes y mandatarios que integran la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños declararon la zona de paz como parte de su compromiso con la prosperidad y la estabilidad regional. No se mencionan allí las acciones puntuales que este acuerdo implicará. Aunque si se plantea el respeto a lo alcanzado. Guantánamo, las Islas Malvinas, bases militares estadounidenses y el conflicto armado colombiano pueden ser cuestiones a considerar bajo este nuevo marco. 

La integración latinoamericana enfrenta a Washington

La Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, el organismo con mayor capacidad integradora de la región, realiza su segunda cumbre de presidentes en La Habana, una cita no deseada por Washington, quien ha hecho intentos diplomáticos para boicotear el encuentro. La agenda incluye medidas  para combatir el hambre y la pobreza, profundizar la marcha hacia la independencia financiera, hacer ajustes a la integración emancipadora y avanzar en la dirección de convertir la región en zona de paz.

La Patria Grande sin tutelaje imperial

La distribución desigual de la riqueza, la pobreza, la falta de educación, salud pública y viviendas, son algunos de los temas pendientes para los gobiernos de la región. Sin embargo, desde hace algunos años Latinoamericana vive una transformación política y socioeconómica de la mano de gobiernos progresistas que, más allá de las diferencias, intentan transitar un camino de desarrollo autónomo, donde la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) aparece como el punto más alto en la integración regional.