El Diálogo de Paz después de las elecciones

Los resultados de las elecciones parlamentarias de Colombia, en las cuales Juan Manuel Santos consiguió mantenerse como primera fuerza, influirán en los Diálogos del Paz de La Habana entre el gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Pero el partido de Álvaro Uribe, que se opone a las negociaciones, también recuperó fuerzas legislativas. Ahora, los bloques minoritarios cobrarán una importancia destacada.

La Drummond, un modelo oscuro de explotación

La empresa minera que opera en Colombia ha sido denunciada por un comportamiento contaminador, violento y tramposo. Afectó el medio ambiente, acordó con paramilitares el homicidio de sindicalistas, e incluso alteró regalías para aumentar sus ganancias. Todo con la anuencia de los gobiernos, principalmente de Álvaro Uribe. Estas acciones implicaron demandas y sanciones para la multinacional, que se ha convertido en un caso emblemático para hacer justicia y crear una minería ambientalmente sostenible y socialmente responsable.

El fortín de los Rastrojos

Pasó el tiempo y la localidad colombiana de Trujillo sigue como en la era de Álvaro Uribe. La banda criminal Los Rastrojos continúa operando allí, frente a las narices de la policía y el ejército. Es un pueblo destrozado por la violencia, el impuesto del grupo delictivo a todo el que tiene un desarrollo económico, y la destrucción de la infraestructura. El municipio es un reflejo «de los estragos institucionales que nos dejaron ocho años de seguridad democrática y de la precariedad de las políticas del gobierno Santos».

El proceso electoral entre la guerra y la paz

Un día después de finalizado el cese al fuego declarado por las Farc el pasado 15 de diciembre, una bomba destruyó un laboratorio de procesamiento de coca en Pradera y sacudió el escenario político electoral colombiano. El gobierno y la guerrilla se aprestan a firmar un tercer acuerdo para darle solución al tema de las drogas, sobre la certeza de que un nuevo modelo agrario sólo será posible eliminando el narcotráfico. De la configuración de fuerzas en el futuro parlamento dependerá el futuro del proceso de paz.

Santos quiere representantes de las FARC en el Congreso

El presidente de Colombia viajará esta semana a Europa para hablar sobre la economía de su país. Primero en España participará de un encuentro empresarial y luego en Suiza intervendrá en el Foro de Davos. En este reportaje el mandatario analiza el avance de las negociaciones de paz con la guerrilla de las FARC. Habla del narcotráfico, la campaña electoral, su candidatura a la reelección, Alvaro Uribe y Gustavo Petro, e incluso se atreve a imaginar a representantes de la FARC sentados en el Congreso.

Uribe en campaña por el voto de la paz

La Constitución colombiana no le permite a Álvaro Uribe volver a ser presidente. Se presentará como postulante a senador. No obstante, supera ampliamente en popularidad al mandatario Juan Manuel Santos, quien aspira a ser reelegido. Desde su partido opositor el ex jefe de estado sigue apostando a mellar y opacar los logros que pueda hacer el actual Ejecutivo. Ha tomado la bandera de la paz con las FARC como parte de su campaña, aunque aclara exactamente lo que la mayoría de los colombianos quiere escuchar: «con castigo a los criminales».

Uribe haciendo de sus mentiras

La última de las invenciones de Álvaro Uribe, ante la baja de su popularidad y el avance de las conversaciones de paz entre el gobierno y la guerrilla de las Fuerzas Armadas revolucionarias de Colombia (FARC), es que el mandatario Juan Manuel Santos hizo un pacto con el grupo armado para que mediante acciones cohercitivas lo ayuden a ganar en las elecciones de mayo próximo. Un artículo de Semana manifiesta preocupación ante lo desesperado que se muestra el ex presidente.