Santos dijo no a la CIDH y destituyó a Petro

El presidente Juan Manuel Santos desoyó las medidas solicitadas por la Corte Interamericana de Derechos Humanos y destituyó al alcalde de Bogotá, Gustavo Petro. Su resolución, tomada luego de una reunión con la bancada conservadora, vigoriza el poder del procurador Alejandro Ordoñez y representa un claro incumplimiento de Colombia con sus compromisos internacionales. Los argumentos presidenciales son, antes que nada, políticos.

Petro, la destitución y la política colombiana

Desde que el alcalde de Bogotá fue destituido por el procurador general Alejandro Ordoñez, se inició una oleada de respaldos hacia Gustavo Petro, que hizo que el tema traspasara las fronteras colombianas. El funcionario apuesta a que el presidente Juan Manuel Santos intervenga. No está claro lo que sucederá. Hay múltiples lecturas sobre el posible desenlace.