Un duro golpe a la economía popular

Las autoridades del DF de México dieron luz verde a un significativo aumento de tres a cinco pesos en la tarifa del Metro. Poco después del anuncio, en las redes sociales se creó el hashtag #PosMeSalto, una campaña de desobediencia civil en la que diversos actores convocaron a realizar protestas pacíficas. El aumento significó un duro golpe para la maltrecha economía de los sectores de menores ingresos, que ya de por sí vienen siendo castigados por el alza de los precios, el aumento en los impuestos y el costo de vida en general, frente al escaso aumento del salario mínimo.