La entrega mexicana

«Traidores», rezaba la pancarta que colocaron unos sesenta diputados en el palco de la Cámara para impedir la sesión. Pero, como era previsible, el oficialismo y sus aliados aprobaron la reforma energética. Los hidrocarburos mexicanos podrán ser explotados por los extranjeros.