La responsabilidad de Tabaré

Uruguay
La República

Los uruguayos han confirmado que el Presidente está jerarquizando el diálogo con la población, con un sereno sistema de trabajo, pero sin romper con los partidos políticos de la oposición. Vázquez es el pívot del sistema político y ese rol se lo ha ganado en medio de la alteración negativa del clima, lo que ha generado un nuevo escenario donde deberán moverse el oficialismo y la oposición.

Editorial- La República (Uruguay)

Insistimos con que nuestro país está viviendo una nueva época, donde diversos factores convergen en las cuestiones de la vida diaria.

Estamos sosteniendo que si miramos con atención los últimos 40 años, vamos a encontrar que el mundo ya no es el mismo de ayer.

La crisis económica mundial influye en los distintos países de forma contradictoria, pero con consecuencias últimas que profundizan las grandes distancias entre poderosos y débiles.

Hoy tenemos problemas climatológicos que son comunes, aunque se manifiestan de distintas maneras. Los niveles y las modalidades de la violencia en las sociedades son muy semejantes, al grado que ya no se necesita ir al cine para conocer de cerca el accionar del narcotráfico.

Esta realidad aún no ha sido asimilada por la ciudadanía, pero tampoco por los sectores dirigentes que siguen actuando con los mismos enfoques de hace muchas décadas.

En la actual hora hay espacio para que los entendimientos entre las fuerzas y las estructuras sociales se manifiesten de forma conjunta, con el fin último de sacar al país adelante, llevando tranquilidad a los hogares uruguayos.

” En la actual hora hay espacio para que los entendimientos entre las fuerzas y las estructuras sociales se manifiesten de forma conjunta, con el fin último de sacar al país adelante, llevando tranquilidad a los hogares uruguayos. Es en este marco que el presidente Tabaré Vázquez está jugando en primera línea, mostrando un sereno sistema de trabajo “

Es en este marco que el presidente Tabaré Vázquez está jugando en primera línea, mostrando un sereno sistema de trabajo que ha presentado al gobierno esgrimiendo una gran responsabilidad en su accionar.

Si bien Vázquez ya era conocido por la población, igual – en esta etapa – ha reafirmado su capacidad de conducción y eso lo ha hecho sin entrar en la agresión política y en el discurso fácil.

Los uruguayos han confirmado que el Presidente está jerarquizando el diálogo con la población, pero sin romper con los partidos políticos de la oposición.

Hoy Vázquez es el pívot del sistema político y ese rol se lo ha ganado en medio de la alteración negativa del clima, lo que ha generado un nuevo escenario donde deberán moverse el oficialismo y la oposición.

La gran batalla entre las dos partes del sistema político se desatará en estas horas, cuando los intendentes tradicionalistas reclamen un mayor apoyo económico, actitud que es tradicional en situaciones similares a la que estamos viviendo.

Si Vázquez sale en paz, con nuevos aliados y sin tirar manteca al techo, tendremos una nueva realidad política que deberá ser considerada con responsabilidad para los analistas políticos y la ciudadanía en general. 

Leer el artículo aquí