Sube la temperatura, pero se avanza poco

El Encuentro de Comunicación Audiovisual realizado en la ciudad argentina de Mar del Plata permitió entre el 21 y el 23 de noviembre abordar la cuestión desde una perspectiva regional, analizando conquistas y desafìos que “atraviesan los países suramericanos en el mayor proceso de transformación de la producción y comunicación audiovisual de su historia”.

Democracia audiovisual para Unasur

Diego Rossi – Página 12 (Argentina)

Este análisis se desprende de un acta suscrita entre representantes de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Ecuador, Paraguay, Perú y Venezuela, tras una reunión organizada por la Cancillería argentina.

Rossi, representante del sector audiovisual de la Universidad de Buenos Aires, reporta que esos países “destacaron la revisión de los criterios de conectividad de redes de fibra óptica e inalámbrica y la necesaria planificación y regulación de los Estados para impedir imposiciones ‘de facto’ en las capacidades de interconexión, en la distribución (vía centros de emisión ubicados fuera del propio territorio), y las barreras a la entrada de nuevos prestadores vía costos directos o indirectos fijados por los oligopolios preexistentes”.

Evalúa que “resulta gratificante tomar nota de experiencias en marcha que trascienden las fronteras de cada país. Ejemplo de ello es la cooperación en Televisión Digital Abierta de desarrollos argentinos y brasileños, en Venezuela y Bolivia. O el funcionamiento de Ibermedia TV, con programas a emitir en las televisoras públicas. O el desarrollo de los satélites de Arsat y el Tupac Katari boliviano. O los fondos de coproducción entre países para aumentar la cantidad de películas”.

Por otro lado considera que “se constataron fuertes restricciones del mercado de distribución que impiden a la casi totalidad de los 430 largometrajes estrenados por año en Latinoamérica ser vistos por el público del propio país, y mucho menos por los países vecinos o hermanos. Preocupación común con las naciones europeas, que tampoco ofrecen en sus pantallas producciones de origen distinto a las grandes majors norteamericanas”.

 

Leer artículo completo aquí