“Soy Messias pero no hago milagros”: Bolsonaro se burla de las muertes por coronavirus

Luego de que su país superara las 5 mil víctimas por covid-19, el presidente brasileño minimizó ese dato y lanzó una cínica frase: “¿Y qué? Lo lamento. ¿Qué quieren que haga?”. Tras las críticas por sus dichos, redobló la apuesta y culpó a intendentes y gobernadores por los decesos.

«Soy Messias, pero no hago milagros. La vida es así”, dijo el ultraderechista el martes por la noche ante la consulta de una periodista, en una especie de broma macabra con su segundo nombre. De acuerdo al Ministerio de Salud brasileño, el país acumula 5.017 muertes por coronavirus y el número de casos llega a 71.886.

«¿Y entonces?», agregó Bolsonaro frente a la insistencia de los periodistas. Tras expresar su «solidaridad a las familias que perdieron seres queridos», consideró que «así es la vida». «Mañana seré yo. Lógicamente, uno quiere tener una muerte digna y dejar una buena historia», completó.

El presidente brasileño se destaca como uno de los mandatarios más escépticos del mundo en relación al coronavirus: llegó a calificar a la enfermedad como una «gripecita», rechaza las medidas de aislamiento social en varios estados e insiste en reclamar la apertura de las actividades económicas.

En su contacto con la prensa, Bolsonaro consideró que las 474 muertes que se registraron el martes pueden corresponder a «personas que fueron infectadas hace dos semanas» y reiteró que, en su opinión, «el virus va a afectar al 70 % de la población», lo cual «es infelizmente una realidad».

Tras el revuelo que causaron sus palabras, el mandatario siguió fiel a su estilo y redobló la apuesta: acusó a la prensa de querer perjudicarlo al hacer hincapié en sus declaraciones y apuntó contra los gobernadores e intendentes por los fallecimientos.

«Que no venga la prensa ahora a poner cosas en mi cuenta», subrayó Bolsonaro luego de reunirse con diputados en el Palacio de la Alvorada. «Las medidas restrictivas fueron obra de gobernadores e intendentes. La prensa tiene que preguntarle al gobernador de San Pablo, Joao Doria, por ejemplo, por qué hay más gente muriendo en su estado», dijo al lado de 18 parlamentarios de su ex fuerza política, el Partido Social Liberal, que siguen siendo sus aliados y son claves para bloquear un posible pedido de juicio político en el Congreso.

El presidente, quien se ha enfrascado en polémicas con gobernadores y alcaldes que han declarado cuarentenas y otras medidas de reclusión que él censura, destituyó hace diez días al hasta entonces ministro de Salud Luiz Henrique Mandetta, quien defendía esas medidas.

El nuevo titular de esa cartera, Nelson Teich, reconoció que los últimos datos sobre la situación en Brasil indican que «la curva viene creciendo y hay un agravamiento, una evolución de la curva hacia arriba», lo cual consideró que es «una tendencia».

De acuerdo a los cálculos del Ministerio de Salud, el pico de la pandemia en Brasil se alcanzará entre mayo y junio.