Concesiones mineras desmedidas

México 

El gobierno federal tuvo muy poco interés en ponerle límites a las empresas mineras. De hecho, les allanó el camino. Las concesiones otorgadas ascienden a más de 400. Desde la modificación de la Ley Minera hasta estos días los derrames tóxicos ponen en riesgo el medioambiente y la salud de los ciudadanos. La contaminación del Río Sonora es solamente un ejemplo más. 

Carlos Fernández Vega- La Jornada (México) 

Por lo visto y documentado, donde se aprieta sale pus y el altísimo grado de toxicidad de Germán Larrea y su Grupo México no se circunscribe a los ríos Sonora y Bacanuchi ni a cuestiones meramente ecológicas, sino que contamina todo lo que esté a su alcance, que no es poco, y aprovecha las muchísimas oportunidades que el propio sistema político les procura.

Más allá de los 40 mil metros cúbicos de productos tóxicos derramados en los citados ríos, La Jornada (Angélica Enciso) informa que la minera Buenavista del Cobre “opera en Cananea con concesiones de agua irregulares, debido a que la Comisión Nacional del Agua (Conagua) se las entregó, violando a la Ley de Aguas Nacionales, en cauces donde había decretos de veda que impedían el uso industrial del recurso. Dispone de alrededor de 21 millones de metros cúbicos de líquido, 75 por ciento más que los siete municipios aledaños, que suman apenas 5.5 millones al año.

La concesión más reciente que le entregó la actual administración, el 5 de septiembre de 2013, fue para uso público urbano, pese a que es obvio que se trata de una actividad industrial. Además, ninguno de los 10 títulos expedidos en favor de la minera cuentan con un permiso de descarga, lo que implica que no podría verter ni un solo litro de aguas residuales, ni intermitente ni sistemáticamente, sean contaminantes o no, de acuerdo con un análisis de Miguel Ángel Montoya, asesor en gestión integral del agua del grupo parlamentario del PRD en la Cámara de Diputados.

Con Grupo México y su dueño, más que magnánimo ha sido el gobierno federal, especialmente desde que en 1992 Carlos Salinas modificó la ley minera. Sin duda los otros barones de la minería también han sido beneficiados, pero la gruesa chequera del corporativo y el charm de su propietario se llevan la palma.

La concesión más reciente de la Conagua favorable a Grupo México, detalla la información de La Jornada, se otorgó el 5 de septiembre de 2013, es decir, con Enrique Peña Nieto en Los Pinos, Juan José Guerra Abud en la Semarnat, David Korenfeld Federman al frente de aquella institución y Guillermo Haro Bélchez como titular de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa, la misma que certificó al corporativo de Larrea como industria limpia).

“Con Grupo México y su dueño, más que magnánimo ha sido el gobierno federal, especialmente desde que en 1992 Carlos Salinas modificó la ley minera. Sin duda los otros barones de la minería también han sido beneficiados, pero la gruesa chequera del corporativo y el charm de su propietario se llevan la palma”

Se trata del mismo equipo gubernamental que ahora se dice muy preocupado por el derrame tóxico en Sonora y que Larrea ha puesto a parir porque, amén de que la exigencia generalizada es cancelar la concesión en Cananea, el asunto puede terminar en un conflicto binacional. ¿En qué pensaban esos funcionarios a la hora de entregar concesiones, licencias, permisos y certificaciones? ¿Dónde quedó el piloto?

Pero no queda allí el asunto, porque se han podido documentar (vía Ifai) cuando menos otras 66 concesiones y autorizaciones otorgadas a la mina Buenavista del Cobre (15 de Conagua; 43 de la Semarnat, entre las que cuentan autorizaciones para cambio de uso de suelo, y cuatro de la Secretaría de Economía). Si el ejercicio se amplía a todo el Grupo México, por la misma vía aparecen 319 concesiones adicionales de las mismas dependencias, más cuatro licencias de la Secretaría de la Defensa Nacional para el uso de explosivos.

La Conagua ha autorizado a Grupo México que saque agua de todas partes, en demérito de la población donde el corporativo depredador se instala, no sólo en Sonora sino, cuando menos, en Zacatecas, Chihuahua, San Luis Potosí, Coahuila, Guerrero, Guanajuato, Durango y las cuencas del río Bravo, la Pacífico Norte y las Centrales del Norte, regiones todas donde se registran severos problemas en materia de abasto del líquido.

La Secretaría de Economía parece tener una fotocopiadora para expedir concesiones a Grupo México (268 documenta el Ifai), todas ellas (obviamente renovables) con vencimientos entre 2055 y 2060. Todo, porque, como justifica el titular de esa dependencia, Ildefonso Guajardo, la economía tiene que crecer.

De las concesiones y licencias otorgadas por la Semarnat a Grupo México llama la atención la del 26 de abril de 2013 (Delegación Federal en San Luis Potosí), cuya expedición hace referencia a cuando menos cuatro artículos (36, 53, 54 y 55) de la Ley General de Vida Silvestre, que en su parte medular advierten sobre lo siguiente: “la tensión, sufrimiento, traumatismo y dolor de los ejemplares de fauna silvestre deberá evitarse o disminuirse en los casos de sacrificio de éstos, mediante la utilización de los métodos físicos o químicos adecuados; no será necesario contar con la autorización (…) cuando se trate de trofeos de caza (…) material biológico de vida silvestre (…), la importación de ejemplares, partes y derivados de especies silvestres”

“La Secretaría de Economía parece tener una fotocopiadora para expedir concesiones a Grupo México (268 documenta el Ifai), todas ellas (obviamente renovables) con vencimientos entre 2055 y 2060. Todo, porque, como justifica el titular de esa dependencia, Ildefonso Guajardo, la economía tiene que crecer”

Asimismo, la importación, exportación y reexportación de ejemplares, partes y derivados de especies silvestres. ¿Será que a Germán Larrea y a sus súbitos les gusta la cacería o el tráfico de fauna silvestre? O tal vez lo utilice para la compra-venta, importación-exportación y conexos de caballos de pura sangre, algo que por lo demás apasiona al empresario que cuenta con dos criaderos (San Jorge y G.L).

Como tal, la Conagua fue creada en 1989 (sexenio de Salinas de Gortari) como órgano desconcentrado de la entonces Secretaría de Agricultura y Recursos Hidráulicos. Su primer director general fue Fernando González Villarreal. Por esa oficina han pasado, con la libreta de concesiones y permisos en la mano, Guillermo Guerrero Villalobos (con Ernesto Zedillo), Cristóbal Jaime Jáquez (con Vicente Fox), José Luis Luege Tamargo (con Felipe Calderón) y David Korenfeld Federman (con Peña Nieto).

Sería muy productivo que estos personajes, junto con los titulares de la Semarnat (la primera fue Julia Carabias, y le siguieron Víctor Lichtinger, Alberto Cárdenas Jiménez, Juan Rafael Elvira Quesada, José Luis Luege Tamargo y ahora Juan José Guerra Abud) y los de la Profepa (de Salinas a Peña Nieto: Santiago Oñate, Mariano Palacios Alcocer, Miguel Limón Rojas, Antonio Azuela de la Cueva, José Ignacio Campillo García, José Luis Luege Tamargo, Ignacio Loyola Vera, Patricio Patrón Laviada, Hernando Guerrero Cázares, Francisco Alejandro Moreno Merino y Guillermo Haro Bélchez) explicaran por qué fueron, y son, tan generosos con Germán Larrea y Grupo México, no obstante que a cada rato tienen que recoger el tiradero del barón. Pero sigue la mata dando.

Las rebanadas del pastel

Mientras a unos pocos les dan todo, a muchos les quitan ídem. En Sonora el neo porfirista Guillermo Padrés persigue ferozmente a la tribu yaqui, cuyo único delito es la defensa de su agua.

 

Redacción- Revolución Tres Punto Cero (México) 

Los
daños generados por la empresa Grupo México en dos ríos de Sonora, al haber derramado sustancias tóxicas desde la minera Buenavista del Cobre, tardarán en sanar entre 15 y 20 años, según advirtió el representante de política ambiental de Greenpeace México, Alberto Rojas Rueda.

“Hay una serie de sustancias que se van quedando en el fondo y las laterales de los ríos, lo cual implicará un gran costo para eliminar todos los contaminantes. Será un saneamiento pasivo que la misma naturaleza va a terminar haciendo a través de la lluvia, por sedimentación o cuestiones físicas y biológicas de la misma microflora que hay en el lugar, la que lo absorberá, y eso tarda tiempo, porque muchos de los compuestos que se desbordaron son metales pesados’’, explicó.

Esto significa que se generará toxicidad en los habitantes y los animales de la región, pues los contaminantes irán pasando a través de la cadena alimenticia entre plantas y animales más pequeños, y como resultado van a bioconcentrarse en las especies mayores.

‘‘Lo veremos de cinco a ocho años en promedio, sin considerar otros derrames que se están acumulando, como los recientes y los que vengan. Saber con claridad cuándo va a terminar de resolverse este problema es muy difícil, porque son vertimientos constantes, y quién sabe cuántos más hubo de los cuales no nos enteramos hasta que se dieron a conocer los de Sonora’’, agregó Rojas Rueda.

“Asimismo, el activista denunció la falta de interés del gobierno federal para prevenir y sancionar estos incidentes, pues las leyes ambientales se han mantenido endebles, al igual que la autoridad y capacidad de los inspectores”

Asimismo, el activista denunció la falta de interés del gobierno federal para prevenir y sancionar estos incidentes, pues las leyes ambientales se han mantenido endebles, al igual que la autoridad y capacidad de los inspectores.

Por otro lado, “no hay mecanismos financieros que permitan paliar los gastos, porque el gasto no va dirigido a la persona que ya está afectada, a la que se quemó, intoxicó; el verdadero problema es el saneamiento del río y de la cuenca en general, y eso es tan caro que nadie lo está previendo’’, mencionó.

El integrante de Greenpeace enfatizó en que las sanciones impuestas por el gobierno a los responsables de este tipo de afectaciones, no deben ser sólo administrativas, sino que además habría que clausurar de manera definitiva la operación de la mina.

‘‘Hoy día, como sólo tienen sanciones económicas de muy baja cuantía, no les importa estar contaminando. Nadie nunca los va a meter a la cárcel, ni nadie nunca les va a quitar el dinero que tienen.’’

 

Leer el artículo de La Jornada aquí 

Leer el artículo de Revolución Tres Punto Cero aquí