“Son seres humanos, no productos”, indignación por un desfile de niños en adopción

La sociedad brasileña está conmocionada por un indignante desfile de niños y adolescentes en espera de adopción que se realizó en un centro comercial del centro-oeste de Brasil. Los niños fueron expuestos en una pasarela con la supuesta finalidad de darles “visibilidad” a través del evento, aprobado por una jueza local. El Consejo Nacional de Justicia repudió el acto, comparado por los presentes a una feria de animales o de esclavos, y ya adelantó que investigarán lo sucedido por la violación de derechos.

«Adopción en la Pasarela» fue el nombre del desfile que se realizó el martes en el shopping Pantanal, de Cuiabá, la capital del estado de Mato Grosso, con la finalidad de «dar visibilidad a los niños y adolescentes que son elegibles para adopción». El evento fue organizado por las sedes locales de la Asociación de Investigación y Apoyo a la Adopción (Ampara) y de la orden de Abogados de Brasil (OAB). Aunque se pudo realizar en definitiva gracias a la autorización de la jueza especializada de la Infancia y Juventud, Gleide Bispo Santos.

A pesar de que esta vez reunió todo el repudio de la sociedad, esta era la segunda edición del desfile, en el que uno a uno y vestidos para la ocasión los niños caminaban por la pasarela ante los presentes, personas que supuestamente tenían el deseo de adoptar.

«Es una noche para que potenciales padres adoptivos conozcan a estos niños y adolescentes. La gente puede tener más información sobre adopción y los niños y adolescentes tendrán un día especial en el que se arreglarán el cabello y la ropa para esta pasarela», se defendió Tatiane de Barros Ramalho, presidenta de la Comisión de Infancia y Juventud de la OAB, al intentar explicar las razones del evento.

El juez Humberto Martins, del Consejo Nacional de Justicia, libró rápidamente un oficio para investigar el evento y procesar a los responsables en caso de comprobarse la violación de los derechos de los menores.

El Gobierno, a través de la Secretaría Nacional de los Derechos del Niño y del Adolescente, manifestó en una nota su «repudio» al acto y recordó que el Estatuto del Niño y del Adolescente «atribuye a la sociedad y al Estado el deber de proteger integralmente» a los menores en su «identidad y emociones».

En tanto que la Asociación de Jueces para la Democracia (AJD) divulgó un comunicado en el que calificó el desfile como un «retroceso al tiempo de la Conquista» y que «remitía» a las «ferias de esclavos». «Hay varias otras formas y campañas para la adopción que no exponen los niños y adolescentes y que nos los vuelven a poner otra vez como víctimas», apuntó la AJD, al denunciar que se expuso a los niños como «mercancía».

Noticias del desfile desataron también una oleada de críticas en las redes sociales, con una petición condenatoria que recogió unas 1.000 firmas. «Una feria de adopción? Una vitrina? ¿Mira qué te gusta y te lleva a casa? «Yo no sé qué nombre dar para eso», criticaron los usuarios en las redes sociales. “Son seres humanos, no productos”, añadieron otros.