Sin respiro: los médicos peruanos salen por la noche en brigadas a atender pacientes

Ante el colapso sanitario por la segunda ola de la pandemia, Perú recurrió a brigadas médicas nocturnas, que recorren barrios populares de Lima para atender a enfermos de coronavirus y realizar tests ante el perturbador incremento de decesos y contagios en las últimas semanas. Toda hora cuenta para los sanitaristas peruanos en su difícil lucha contra el covid-19.

Vestidos con equipos de bioseguridad, las brigadas, compuestas de un médico y una enfermera, toman muestras, diagnostican y medican a los pacientes en sus precarias viviendas para evitar que estos lleguen a los centros de salud que están completamente colapsados.

(ERNESTO BENAVIDES / AFP)

La segunda ola golpea sin pausa a Lima desde inicios de enero, cuando luego de las fiestas navideñas y fin de año los contagios diarios subieron y pasaron de un millar a más de cinco mil, en tanto que las muertes se dispararon de un promedio de 40 diarias a más de un centenar. 

“Salimos las 24 horas técnicamente porque al paciente lo puedes tener mal en cualquier momento, no sabemos cuándo se va dar”, indicó el médico Alexander Bravo, quien lidera una de las cinco brigadas nocturnas que durante doce horas recorren siete distritos de Lima.

“La cantidad de pacientes se está incrementando totalmente, la película se está repitiendo. Salimos al campo con el miedo de contagiarnos”, agregó Bravo, de 36 años. 

Algunos de los enfermos que evalúan se encuentran conectados a un tubo de oxígeno medicinal, señal inequívoca de que sus pulmones están afectados. En esta situación está buena parte de los peruanos, por eso el Gobierno de decretó el lunes como prioritaria la elaboración y la distribución de oxígeno medicinal en establecimientos de salud públicos y privados. 

Con este decreto supremo, el Gobierno peruano busca que todos los productores de oxígeno en el país destinen el insumo para la atención de casos de coronavirus, por encima de cualquier otro tipo de demanda.

(ERNESTO BENAVIDES / AFP)

Las visitas de las brigadas se realizan en siete distritos del este de la capital peruana, donde 112.500 personas se contagiaron y 7.700 fallecieron por el virus desde que hace 10 meses empezó la pandemia, según cifras del Ministerio de Salud.

“Estas visitas domiciliarias son para un diagnóstico médico oportuno y con el objetivo que no se agrave la situación del paciente”, señaló Karen Macedo, vocera del Ministerio de Salud.

Lima, que alberga a unas 10 millones de personas, de las cuales al menos dos millones viven en condiciones precarias, es uno de los principales focos de propagación del virus. 

Un estudio de prevalencia realizado por las autoridades sanitarias a fines de 2020 indica que el 40% de los limeños se habría infectado con el virus.

Perú volvió a vivir en los últimos días largas filas de gente para comprar un cilindro de oxígeno medicinal.La segunda ola de la pandemia toma a Perú, de 33 millones de habitantes, con cerca de 1,1 millón de contagios y unos 40.000 muertos hasta el domingo.