Sin matrimonio igualitario en la nueva Constitución

Finalmente, la nueva Carta Magna cubana no incorporará el artículo que abría la puerta al matrimonio entre personas del mismo sexo, una de las demandas del movimiento LGBT que generó a su vez un fuerte rechazo de los sectores más conservadores de la isla. Para evitar la polémica, el Parlamento decidió sacar el apartado de matrimonio del texto constitucional y buscará sancionarlo como una ley aparte sujeta a referéndum. El borrador de la nueva Constitución incorpora la propiedad privada, elimina las alusiones al comunismo y establece la figura de primer ministro.

“La Comisión propone diferir el concepto del matrimonio, es decir, que salga del Proyecto de la Constitución, como forma de respetar todas las opiniones. El matrimonio es una institución social y jurídica. La ley definirá el resto de elementos”, informó anoche el Parlamento cubano desde su cuenta de Twitter.

La propuesta inicial pasaba por modificar el concepto de matrimonio que aparece en la actual Constitución (1976), definido como la unión entre un hombre y una mujer, por “unión entre dos personas con capacidad legal para ello”, sin especificar el género.

Este giro se dio a conocer ayer durante las comisiones previas al plenario que la Asamblea Nacional (el Parlamento) celebrará el próximo viernes y en el que está previsto que se someta a votación el borrador constitucional. El borrador incorpora propuestas realizadas por la ciudadanía durante el proceso de debate.

Según comunicó la Asamblea, en la nueva Constitución “se incorpora un capítulo solo para la familia, donde se reconocen los vínculos jurídicos y de hecho, y el derecho de cada ciudadano de fundar una familia, sin distinción de su naturaleza”.

El Parlamento precisó que “en el Código de Familia deberá establecerse quiénes pueden ser sujetos del matrimonio” y que se realizará una consulta popular y un referéndum “en un plazo de dos años a partir de una propuesta de disposición transitoria recogida en el propio proyecto”.

La modificación constitucional que avalaba una futura ley de matrimonio igualitario había abierto un debate en Cuba, con intensas campañas a favor por parte del colectivo LGTB, pero también en contra desde la iglesia católica y la evangelista.

El borrador de la nueva Constitución se votará en la Asamblea Nacional del Poder Popular este viernes y una vez aprobado será sometido a referéndum el próximo 24 de febrero. El texto propuesto, que no incorpora modificaciones del sistema político, reconoce la propiedad privada, elimina las alusiones al comunismo y establece la figura de primer ministro, entre otros cambios.