Sin Lula: el Tribunal Electoral invalidó la candidatura del expresidente

El Tribunal Superior Electoral (TSE) brasileño invalidó la candidatura del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva por seis votos contra uno y ahora se espera que el Partido de los Trabajadores defina cómo continuará la campaña electoral de cara a las próximas elecciones. “Vamos a defender a Lula en las calles, junto al pueblo, porque es el candidato de la esperanza”, defendieron desde el PT.

El fallo, emitido el viernes pasado después de más ocho horas de debate, fue de inmediato denunciado por el Partido de los Trabajadores, que prometió “luchar por todos los medios”, multiplicando los recursos judiciales y movilizando a sus bases, para asegurar la presencia de su líder en esos comicios, que se anuncian como los más inciertos de las últimas décadas.

El magistrado relator del caso, Luis Alberto Barroso, impugnó la candidatura del exmandatario (2003-2010) por la aplicación de la ley de Ficha Limpia, que impide a un condenado en segunda instancia presentarse a cargos electorales. “La ley de Ficha Limpia prevé claramente que los condenados por un tribunal colegiado son inelegibles”, afirmó.

Lula, de 72 años, está preso desde abril en la prisión Curitiba (sur) con una pena de 12 años por una causa de corrupción que aún no tiene condena firme.

Barroso también le prohibió al PT usar la figura de Lula en su campaña por televisión, que empieza este sábado para las presidenciales. El magistrado fijó un plazo de diez días para nombrar un reemplazante de Lula, que podría ser su compañero de fórmula, el exalcalde de Sao Paulo Fernando Haddad.

Lejos de resignarse, el PT anunció su intención de multiplicar los recursos ante los tribunales y en las calles. “Vamos a defender a Lula en las calles, junto al pueblo, porque es el candidato de la esperanza”, prometió en un comunicado.

La defensa de Lula sostenía que Brasil debía acatar un reciente pedido de la Comisión de Derechos Humanos de la ONU para que el líder de la izquierda pueda seguir siendo candidato e incluso hacer campaña desde la cárcel. Esa posición fue aceptada por el juez Edson Fachin, el único que votó a favor de Lula.

Lula fue declarado culpable en julio de 2017 de beneficiarse de un departamento en un balneario paulista, ofrecido por una constructora para obtener su mediación en contratos con Petrobras. La condena fue ratificada y ampliada en enero de este año pero fue apelada nuevamente por lo que aún no hay sentencia firme.