Sin límites para el fascismo, Bolsonaro hijo pidió reinstaurar la pena de muerte

El diputado brasileño Eduardo Bolsonaro, hijo del ultraderechista presidente electo Jair Bolsonaro, hizo gala una vez más de su fascismo extremo. Esta vez propuso evaluar con un referéndum la reincorporación de la pena de muerte para algunos delitos complejos como los asesinatos o el narcotráfico. “Es necesario un castigo que esté a la altura”, dijo en una entrevista al diario O Globo.

“Para ciertos tipos de crímenes, como los asesinatos premeditados, es necesario un castigo que esté a la altura. Si la persona tiene conciencia de lo que hace, creo que sería una medida bien propicia de ser sometida a un referéndum”, afirmó el legislador de 34 años, reelecto con un número récord de votos en octubre pasado.

Eduardo Bolsonaro se declaró también favorable a esta pena máxima para los traficantes de drogas, como sucede en Indonesia, país que visitó en 2017. En esa ocasión, el parlamentario solicitó visitar, sin obtener el permiso, el complejo penitenciario de la isla de Nusakambangan, donde dos brasileños fueron ejecutados en 2015 por narcotráfico.

“Allá (en Indonesia) esa política funciona. Cuando uno se pasea por las calles no ve a nadie fumando marihuana o usando ningún tipo de drogas”, dijo.

“Los traficantes, los políticos que desvían fondos destinados a la salud… Hay muchos crímenes que implican la vida de los demás y para los cuales se podría estudiar la aplicación de esta medida (la pena de muerte)”, aseguró.

En Brasil, la abolición de la pena capital fue inscrita en la Constitución de 1988, redactada tras el fin de los años de plomo de la dictadura militar (1964-1985). Sin embargo, Eduardo Bolsonaro recordó que ese castigo aún rige para los desertores en tiempos de guerra. “¿Por qué no considerar otras excepciones para ciertos crímenes?”, se preguntó en la entrevista, y señaló que un referéndum podría permitir reabrir el debate.