Siguen las protestas contra el gobierno de Lasso: miles de manifestantes llegaron a Quito

Miles de manifestantes, la mayoría integrantes de pueblos indígenas de Ecuador, llegaron a Quito en el noveno día de protestas contra el gobierno de Guillermo Lasso, que amplió el estado de excepción en la región.

Con 81 de los 137 votos, el Parlamento ecuatoriano -en el que el partido indígena Pachakutik es la segunda fuerza- aprobó una resolución en la que exige al gobierno una propuesta “seria, clara y honesta” de diálogo. Además, llamó a una mesa de trabajo a organismos como la ONU, la Cruz Roja, universidades y la Iglesia católica para proponer mecanismos de solución.

A pie, en motos y en camiones, los manifestantes iniciaron una marcha pacífica desde el sector de Cutuglagua, en la entrada sur de la capital. Al final se concentraron en universidades que sirven de albergue en el norte de la ciudad, de tres millones de habitantes.

Algunos cientos de indígenas también entraron por el norte. En la costera Guayaquil (suroeste) se registraron dos marchas multitudinarias: una por la paz y otra en contra del gobierno.

El motivo de la protesta

La opositora Confederación de Nacionalidades Indígenas (Conaie), que participó en revueltas que derrocaron a tres mandatarios entre 1997 y 2005, impulsa desde hace una semana marchas en Quito y otras ciudades, y bloqueos de rutas para reclamar al Ejecutivo una rebaja de precios de combustibles.

El galón de diésel subió un 90% (a 1,90 dólares) y el de gasolina corriente un 46% (a 2,55) en casi un año. Desde octubre pasado los precios están congelados por la presión social.

La Conaie, liderada por Leonidas Iza desde 2021, reclama bajarlos a 1,50 y 2,10 dólares, respectivamente. 

La Alianza de Organizaciones por los Derechos Humanos reportó que hubo 79 detenidos y 55 manifestantes heridos. 

Lasso acusó este lunes al movimiento indígena de tener la intención de poner fin a su gobierno, que inició en mayo de 2021. “Hemos tendido la mano, hemos llamado al diálogo, pero ellos no quieren la paz, ellos buscan el caos, quieren botar al presidente”, declaró el gobernante en un video divulgado en su cuenta en Twitter.

El pliego de demandas

Para aceptar conversar, los indígenas, que representan más de un millón de los 17,7 millones de ecuatorianos, piden que el gobernante atienda un pliego de 10 demandas. 

La lista incluye también una moratoria para el pago de deudas de campesinos con la banca, el control de precios agrícolas, más empleo, la suspensión de concesiones mineras en territorios indígenas y más presupuesto para salud, educación y seguridad.

Pero Lasso ya dijo que la rebaja de los combustibles no es negociable.