Sigue la huelga en Costa Rica por falta de acuerdo

Tras diez días de huelga, los representantes del Gobierno y los líderes sindicales continúan divididos en su posición tras iniciar hoy un primer diálogo, con la mediación de la Iglesia católica, para poner fin a la medida de fuerza. Ambas partes iniciaron este miércoles un diálogo “preliminar”, pero después de seis horas de reunión, no lograron llegar a un acuerdo y decidieron continuar las conversaciones el jueves.

“Vamos a continuar mañana discutiendo sobre estas condiciones. Reitero, acá lo más importante es que hoy se logran restablecer los canales de comunicación con el sector sindical y es un paso importante que dimos”, afirmó a los periodistas el ministro de Trabajo, Steven Núñez.

Por su parte, la unidad sindical afirmó que continuarán con la huelga y explicó que las conversaciones de este miércoles fueron suspendidas por la delegación del Gobierno para buscar un lugar con mejores condiciones de seguridad. La Unión Sindical y Social Nacional, que agrupa a las organizaciones en paro, aclaró en un comunicado que “esta primera conversación exploratoria no implica el levantamiento de la huelga contra el combo fiscal, la cual continuará de forma indefinida”.

“La huelga sigue, estamos más firmes, al día de hoy se han unido más compañeros. Hoy le enviamos un mensaje al señor presidente (Carlos Alvarado) y al ministro de Seguridad (Michael Soto), de que exigimos al Gobierno el cese a la represión policial, son muchos los ataques fuertes”, resaltó en conferencia de prensa la presidenta de la Asociación de Profesores de Segunda Enseñanza (APSE), Mélida Cedeño.

Para mañana, los sindicatos tienen programadas más actividades en varias regiones del país y en San José realizarán una marcha pacífica por las principales calles hacia la Asamblea Legislativa.

La reforma fiscal que provocó la paralización laboral desde el 10 de septiembre contempla un aumento de impuestos para contener un creciente déficit fiscal, de 6,2% del producto interno bruto (PIB) en 2017, que podría alcanzar 7,2% este año sin la reforma.  Los sindicatos denuncian que el proyecto tributario traslada el ajuste para bajar el déficit a las clases más desfavorecidas.

La tensión por la huelga obligó al presidente Carlos Alvarado a desistir de participar en la asamblea general de la ONU, y a designar a la canciller y vicepresidenta, Epsy Campbell, para asistir en su lugar.”La coyuntura que vive nuestra nación requiere de mi presencia en Costa Rica”, resaltó en un comunicado.