“Si lanzan piedras se les podrá disparar”, la nueva amenaza de Trump

Tras el envió de cinco mil soldados a las fronteras y mientras la caravana se acerca a Estados Unidos, el presidente Donald Trump dio licencia al Ejército para abrir fuego contra los inmigrantes en caso de que sea necesario. El mandatario repitió que los centroamericanos que huyen de la violencia y la pobreza en sus países representan una “invasión” y aseguró que las tropas estadounidenses podrían disparar en caso de ser atacadas apenas “con una piedra”.

“Si alguien lanza piedras o rocas -como hicieron en México- se les podrá disparar, porque si te dan con una piedra en la cara…”, apuntó Trump durante una conferencia en la Casa Blanca, en la que justificó el uso de armas de fuego contra los cerca de 11 mil migrantes que marchan hacia el norte en tres caravanas distintas desde hace tres semanas.

El mandatario volvió a insistir en que al entrar en México los integrantes de la caravana “pasaron por encima” de la policía de ese país e incluso hirieron a militares que habían acudido a la frontera para impedir la entrada de los migrantes. “Nuestro Ejército se hará cargo”, aseguró el mandatario, quien defendió la necesidad de recurrir a las Fuerzas Armadas debido a que las dos caravanas que avanzan desde México hacia el norte “está formada por gente muy dura”. “Hasta México dijo que era gente dura. No les quieren en su país”, afirmó Trump.

Sus palabras llegan días después de que el Gobierno de EE.UU. anunciará el envío de 5.239 soldados regulares a la frontera mexicana; una cifra que, como señaló ayer el propio presidente, podría llegar hasta los 15.000 militares. Además, Trump dijo esta semana además que los migrantes detenidos en la frontera serían retenidos en campamentos de carpas hasta que culmine la evaluación de sus solicitudes de asilo. “Tendremos carpas, serán muy agradables, y ellos (los migrantes) van a esperar, y si no reciben asilo se van”, señaló el lunes a Fox News.

Mientras tanto, tres caravanas avanzan a paso firme hacia Estados Unidos. A la primera gran marcha de más de 7 mil migrantes que partió desde Honduras y a los más de 2 mil que salieron desde Guatemala, esta semana se sumó una tercera caminata desde El Salvador.

A días de las elecciones de medio mandato, Trump colocó en el centro del debate político el tema migratorio, buscando movilizar a su base en unos comicios en los que su partido Republicano podría perder el control del Congreso. Mientras tanto, tres caravanas avanzan a paso firme hacia Estados Unidos.