‘‘Será Ley’’: el derecho al aborto será debatido en la Convención Constitucional por una iniciativa popular

Tras el reciente rechazo de la Cámara de Diputados a la despenalización del aborto, los movimientos feministas de Chile presentaron una iniciativa ante la flamante Convención Constitucional para garantizar que se integre la Interrupción Voluntaria del Embarazo en la nueva Carta Magna y, en forma más amplia, reclamar que el Estado reconozca a todas las personas sus derechos sexuales y reproductivos, en condiciones de igualdad y sin discriminación.

La propuesta se enmarca en la iniciativa popular de norma, un mecanismo que permite que una persona o un grupo pueda presentar a la Convención una propuesta de texto para ser incorporada en la nueva Constitución. Para llegar a presentarla se necesitan 15 mil firmas.

“Será ley” es la primera iniciativa que alcanzó esas 15 mil firmas y lo hizo en apenas cinco días. La propuesta de norma fue presentada por la Asamblea Permanente por la Legalización del Aborto.

De la histórica campaña para lograr las 15 mil firmas participó también LasTesis, el grupo que con sus performance trascendió fronteras. «Es muy importante que logremos juntar estas 15 mil firmas pronto para que ingrese la iniciativa a la Convención Constituyente, se pueda discutir y saldemos la deuda histórica al fin», pidieron hace unos pocos días a través de un video. 

Qué dice el proyecto

“Buscamos solucionar el problema de la falta de garantías para la interrupción voluntaria del embarazo en Chile. La existencia de la Ley 21.030 en tres causales no brinda solución integral a la cuestión del aborto, tanto en términos de magnitud como en cuanto a quién corresponde la decisión”, se explica en la iniciativa.

Agregaron que “es derecho de la persona que puede maternar como también la persona que puede abortar, por lo tanto, es un derecho humano y es parte de la gran gama de Derechos Sexuales y Reproductivos”.

Se apunta a instalar como principio la libertad como “un derecho imprescriptible de las personas, siendo así una facultad de ellas poder obrar a su voluntad de acuerdo a su ética y valores”. “Este principio nos faculta a decidir libremente nuestra reproducción como también las decisiones éticas y valóricas en torno a nuestra orientación de género y sexual”.

La norma pide que se agregue una cláusula con el siguiente texto: 

  • El Estado reconoce y garantiza a todas las personas sus derechos sexuales y reproductivos, en condiciones de igualdad y sin discriminación, incluyendo el derecho al aborto sin interferencia de terceros, instituciones o agentes del Estado. 
  • En particular, se reconoce y promueve el derecho de las personas a tomar decisiones libres y autónomas sobre sus cuerpos, su sexualidad y su reproducción, de manera libre, sin violencia ni coerción, debiendo el Estado garantizar el acceso a la información y los medios materiales para ello.
  • El Estado reconoce el derecho de las personas a beneficiarse del progreso científico y el acceso a la información, para ejercer de manera libre, autónoma y no discriminatoria, sus derechos sexuales y reproductivos.
  • Además aclaran que la cláusula deberá vincularse con el derecho a la educación. con el derecho a la salud y con derecho al trabajo.

Cómo sigue el debate

El siguiente paso con esta iniciativa, es que pase a la comisión de Derechos Fundamentales donde será discutida y votada. Si alcanzan la mayoría simple, la propuesta pasará al pleno, donde necesitará un respaldo de dos tercios (de los 155 integrantes) para aprobarse. 

La situación del aborto en Chile

La Cámara Baja de Chile rechazó el 30 de noviembre el proyecto de ley que buscaba ampliar el acceso legal de las mujeres al aborto hasta las 14 semanas de gestación.

Los diputados de la Cámara habían decidido a finales de septiembre mediante otra votación estudiar y debatir el proyecto de ley. Sin embargo, luego de un intenso debate, con 65 votos en contra, 62 a favor y una abstención, se resolvió no proceder con la tramitación de la legislación.

En 2017, durante el gobierno socialista de Michelle Bachelet, el Congreso chileno aprobó la legalización del aborto, pero solamente en tres escenarios concretos: cuando la vida de la madre está en peligro, cuando el embarazo es resultado de una violación o cuando el feto presenta complicaciones.

La despenalización del aborto quedó entonces archivada, al menos por un año, momento en el que podría volver a presentarse el proyecto. Por eso los movimientos feministas apelaron a otra vía, la de la flamante Convención Constitucional.