Secuestro en Haití: piden 17 millones de dólares por el rescate de 17 misioneros de Estados Unidos y Canadá

Un grupo armado de Haití secuestró a 17 misioneros de Estados Unidos y Canadá, entre ellos 5 niños, y por el rescate pidieron 17 millones de dólares. El jefe de Estado estadounidense, Antony Blinken, confirmó que su gobierno sigue de cerca el caso, en el que ya trabaja el FBI. El secuestro fue adjudicado al grupo conocido como 400 Mawozo.

“En el gobierno hemos estado incansablemente enfocados en esto”, manifestó Blinken, en una conferencia de prensa durante su visita a Ecuador. “Haremos todo lo posible para ayudar a resolver esta situación”, prometió.

Los misioneros trabajan para la organización estadounidense Christian Aid Ministries, que confirmó que el grupo fue raptado al este de la capital, Puerto Príncipe, cuando volvía de visitar un orfanato entre la ciudad y la frontera con República Dominicana. La zona está bajo control de 400 Mawozo desde hace meses. 

Crisis de seguridad “insostenible”

El ministro de Justicia de Haití, Liszt Quitel, confirmó la implicación de esa banda armada en el secuestro.

Indicó al diario estadounidense The Washington Post que los agresores exigen habitualmente grandes sumas que luego son rebajadas en las negociaciones. Precisó que su equipo no participa en las negociaciones.

Los secuestrados son cinco hombres, siete mujeres y cinco niños, cuyas edades no fueron reveladas. “Desafortunadamente, es también una muestra de un problema mucho más amplio que es el de la situación de seguridad, la cual es simplemente insostenible”, lamentó.

Otros secuestros

En abril, 10 personas, entre ellos dos religiosos franceses, estuvieron secuestrados 20 días por la banda 400 Mawozo en la misma región. Los casos de secuestro se duplicaron en Haití en los últimos años, mientras las pandillas crecen en número y fuerza, ante una policía débil e incapaz de responder.

Haití es considerado zona roja por Estados Unidos, que aconsejó a sus ciudadanos no viajar a ese país debido a los numerosos secuestros que, en su mayoría, “tienen a estadounidenses como víctimas”.

El lunes se declaró una huelga general en la isla para protestar contra la inseguridad. En Puerto Príncipe, comercios, escuelas y edificios del gobierno fueron clausurados, pero las escuelas siguen abiertas en varias ciudades.