Se entregó el exdirector de la Policía de México por la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa

El exdirector de la Policía Federal Ministerial de México, Carlos Gómez Arrieta, se entregó hoy voluntariamente a las autoridades de la Fiscalía General por la desaparición forzada a manos de agentes del Estado de los 43 estudiantes de la Escuela Normal de Ayotzinapa ocurrida en 2014.

La noticia de la detención de Arrieta fue comunicada por Alejandro Encinas, subsecretario de Derechos Humanos a través de redes sociales.

“Esta mañana en la Ciudad de México se entregó voluntariamente a las autoridades de la FGR México, Carlos Gómez Arrieta, extitular de la Policía Federal Ministerial, durante los lamentables hechos de Ayotzinapa y sobre quien existía una orden de aprehensión”, informó Encinas, a través de su cuenta de Twitter.

El arresto de Arrieta es uno de los pedidos que madres y padres de los 43 estudiantes desaparecidos elevaron a través de un comunicado, como así también la extradición de Tomás Zerón, exdirector de la Agencia de Investigación Criminal, y la investigación de Jesús Murillo Karam, exprocurador general de la República.

Los familiares y representantes de las víctimas exhortaron al presidente Andrés Manuel López Obrador a informar sobre los avances en las investigaciones de la causa.

La causa

Los 43 estudiantes desaparecieron la madrugada del 27 de septiembre de 2014 en el municipio de Iguala a su regreso de una protesta contra las autoridades locales.

La primera versión oficial es que fueron sorprendidos por la organización criminal Los Rojos, como parte de un ajuste de cuentas entre grupos rivales, y que los sicarios los mataron e incineraron y se deshicieron de sus restos en el basurero de Cocula.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y forenses argentinos que participaron en las pesquisas desmontaron esta teoría y señalaron que el suceso podría estar relacionado con el tráfico de drogas en la región.

Las autoridades no han investigado esta vía.

El Gobierno mexicano afirmó el 26 de septiembre de 2019 que la desaparición de los 43 estudiantes de la Escuela Normal de Ayotzinapa, es un caso de desaparición forzada a manos de agentes del Estado y anunció que citaría a prestar declaraciones a los funcionarios y responsables políticos que estuvieron a cargo de la investigación.