Santos, con la vieja coalición de poder

El proceso de paz con las Furezas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), la construcción política del uribismo, la de la izquierda y la estructura productiva del país son abordadas por el antropólogo y analista Francisco Gutierrez. Profundiza además sobre los cambios introducidos por Juan Manuel Santos en las relaciones regionales y menciona las dificultades que atraviesa el presidente.

Juanita León- La silla vacía (Colombia) 

Comencemos con el año que se fue. En su opinión, ¿cuál fue la mayor transformación del poder en el 2013?
Yo diría que ocurrieron cuatro cosas importantes. El bloque de poder que nos gobernó durante los primeros 10 años del siglo XXI se fracturó. La primera década hablábamos de los partidos uribistas. Ya no hay tal cosa. Ahora son supuestamente de centro con esa ‘perestroika’ santista que intenta formar una coalición que recoja algunas de las iniciativas del uribismo pero sin sus conexiones con la ilegalidad. Esa es una primera transformación muy importante.
Una segunda, es la fractura de la izquierda. Se dispersó una vez más. A partir de 2002, una de las grandes novedades políticas fue la construcción de una izquierda electoralmente viable. Esta se dispersó y no veo cómo puedan cohesionarse. Este evento de Petro lo muestra.
Una tercera cosa, es el proceso de paz. Es muy importante, podría cambiar la forma de hacer política en el país. Sería una cosa sin precedentes. Un país sin guerra política sería una cosa trascendental. El proceso ha avanzado en serio. Yo le doy una posibilidad del 50 por ciento de que termine.

¿Solo el 50 por ciento?
En mis estándares, es super alto.

¿Y cuál es la cuarta gran transformación del poder en el 2013?
Es en la estructura productiva. Es un cambio más lento. Yo crecí en un país rigurosamente andino, donde todo lo significativo ocurría aquí. Incluso el campeonato de fútbol colombiano. Ahora uno ve a Alianza Petrolera. La minería ha cambiado el mapa del país, la guerra ha cambiado el mapa del país, y ha activado de manera económica y política una serie de regiones.

Explíqueme mejor lo de la ‘perestroika’ santista

Santos es un reformista que viene de las entrañas del uribismo. Gobierna con los creadores de los otros partidos uribistas. El Presidente y varios de sus ministros son los fundadores de los partidos uribistas: Rafael Pardo, Germán Vargas. ¿Quienes no están en el Gobierno? Los de Convergencia Democrática, el partido de Mario Uribe. Unos se fueron al gobierno y otros a la cárcel.

Lo que ha tratado de hacer Santos es apoyarse en las redes políticas locales, la mayoría del viejo oficialismo liberal, para tratar de hacer una política que recoja aspectos de rentabilidad y seguridad muy positivos para los empresarios pero sin las conexiones con el mundo criminal. Qué tanto éxito ha tenido es otro tema.

Estos políticos regionales y locales son ambiguos, saben que Uribe es una potencia electoral. Son coquetones. Santos ha sido inteligente y sabe hasta dónde los puede arrastrar -hasta no ir con Uribe pero no enfrentarse a Uribe-, porque están conectados a estas élites regionales que son muy uribistas.

El problema de Santos es que quiere hacer transformaciones pero con la vieja coalición de poder. El ícono de eso es el ministro Lizarralde.

 

¿Por qué Lizarralde?

La palma es un cultivo icónico del paramilitarismo. Aquí la lógica es gobernar con los empresarios decentes. Pero lo que uno ve es que la separación no es tan clara.

 

¿Le funciona o no esa estrategia a Santos?

El Presidente ha hecho algunas cosas reales. Una cosa real que ninguno de nosotros había previsto es la apertura del proceso de paz. El cambio muy real de las relaciones con América Latina. La gente se olvida en qué estábamos.

El problema es que las cosas más sustanciales se pueden quedar a mitad de camino porque Santos tiene un margen de maniobra limitado. Su horizonte de imaginación es limitado. Ha sido capaz de cranearse cosas importantes pero no creo que sea consciente de la escala de las transformaciones que él mismo está propiciando. Tiene limitaciones reales. Los círculos de defensa y militares le van a permitir las transformaciones solo hasta cierto punto.

Pero por otra parte, en lo agrario, Santos ha sido terriblemente errático precisamente por pertenecer a ese viejo mundo. Es una medio tragedia colombiana que el tipo que puede hacer las cosas por lasmismas características por las que las puede hacer de pronto no las puede hacer.

Leer artículo completo aquí