Rodríguez Zapatero: “Se está iniciando un nuevo ciclo en América Latina”

En su paso por Argentina, el expresidente español José Luis Rodríguez Zapatero analizó la coyuntura latinoamericana y se animó a anunciar un cambio en la correlación de fuerzas, luego de la avanzada de los gobiernos conservadores ante los procesos de cambio regionales. El exmandatario protagonizó un programa especial en Argentina Piensa, en el que opinó además sobre las recientes elecciones en Argentina y Bolivia.

“Hemos vivido un ciclo de hegemonía de la izquierda, luego ese ciclo se ha tornado aparentemente de hegemonía de la derecha en muchos países con una preocupación de emergencia y ahora seguramente estamos nuevamente iniciando un tercer ciclo”, definió el representante del socialismo español.

Zapatero aclaró que la hegemonía en este “tercer ciclo” está aún en disputa, en tanto el momento actual se caracteriza “fundamentalmente por la debilidad de la fortaleza representativa frente a una sociedad internacional, a una sociedad digital”. “Estamos en este tránsito y seguramente quien antes anticipe una respuesta sólida, la izquierda o derecha, será quien tenga más posibilidades de ganarle el ciclo inmediato”, reflexionó.

El expresidente hizo especial énfasis en las desigualdad social y la injusticia social latentes en América Latina, al subrayar que “el gran salto cualitativo” en la región se hará “cuando podamos decir que la pobreza se terminó”.

Yo creo que el gran proyecto de Latinoamérica es su unión política, económica, social, fiscal y por supuesto unión en la acción exterior. Sería un nuevo big player en el mundo”, resaltó sobre la posibilidad de reactivar los mecanismos de integración regionales.

En ese sentido, se refirió a la reciente victoria de Alberto Fernández en las urnas argentinas y definió al presidente electo como “un hombre muy comprometido con la unión de Latinoamérica”. También le dedicó unas palabras a la elección de Evo Morales en Bolivia, todavía bajo la auditoría de la OEA.

“Él ha dicho que si en esa auditoría se demostrara un fraude iría a segunda vuelta. Me parece que más no se puede hacer ¡qué más le podemos pedir! Ha sido una elección ajustada, es verdad. Pero las reglas son las reglas”, subrayó.

Por último, también se metió de lleno en la crisis que atraviesa Venezuela, en la que atribuyó un rol preponderante a la OEA que dirige Luis Almagro. “Yo sé que he sido acusado de todo, de castro-chavista, de las situaciones más insólitas que uno podía esperar en mi vida. Pero siempre he podido tener la capacidad de diálogo con el gobierno chavista. Por supuesto que hemos hablado de los errores cometidos. De los problemas que existen. No puedo entender cómo hay una aproximación a Venezuela tan desequilibrada”, analizó.