Resolución de la Asamblea Internacional de los Pueblos: “Nos pronunciamos en defensa de la Revolución Bolivariana»

La Asamblea Internacional de los Pueblos, integrada por más de 400 líderes de movimientos sociales, reafirmó la “defensa de la soberanía y la autodeterminación de Venezuela”. Desde Caracas, donde se reunieron entre los días 24 y 27 de febrero, las organizaciones sociales respaldaron al gobierno de Nicolás Maduro y reclamaron el cese del bloqueo económico impuesto por Estados Unidos, que calificaron como una “estrategia de guerra híbrida”.

“Nos pronunciamos en defensa de la Revolución Bolivariana y del presidente legítimo y constitucional, Nicolás Maduro”, puntualizaron en la resolución final firmada por todos los intervinientes de la cumbre. Allí, advirtieron que “en Venezuela está en disputa la soberanía y la autodeterminación, que son pilares de la dignidad de los pueblos”.

Cuestionando el intervencionismo, en el documento subrayaron que Venezuela tiene derecho a resolver cualquier diferencia “a través del diálogo y de los múltiples mecanismos que prevé su propia Constitución y en el marco del derecho internacional público”.

El texto pregona en cuatro puntos “su solidaridad con el pueblo de Venezuela y su gobierno legítimo, presidido por Nicolás Maduro”.

Allí, reclaman el cese del bloqueo económico porque “infringe sufrimiento al pueblo, atenta contra el proyecto económico-productivo y las políticas redistributivas; y que ya le ha costado a Venezuela más de 30 mil millones de dólares”. También aclaran que ellos defienden “la soberanía, la democracia participativa y protagónica y el derecho de Venezuela a organizar su proyecto económico y gestionar sus recursos naturales bajo criterios soberanos”.

En su tercer punto, enfatizaron: “Los pueblos del mundo queremos la paz, no queremos más guerras”, al resaltar que así lo reconoció la Celac en 2014 “y así debe proyectarse hacia el futuro”. Y concluyeron: “Los pueblos del mundo, representados en la Asamblea Internacional de los Pueblos, defendemos la Revolución Bolivariana como un proyecto que aporta sentidos éticos y de futuro para la humanidad” .

La carta completa